La coyuntura electoral | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-04 05:00:00

La coyuntura electoral

Rafael Núñez decía en 1883: “los partidos saben que el triunfo de una hora debe ser el triunfo de algunos años, a causa de que entre nosotros no existe en verdad derecho de sufragio, sino maquinarias electorales de las que se apodera sin misericordia ni escrúpulo el partido vencedor para excluir de la escena al partido derrotado. Romper esas maquinarias para dar libre camino a las vívidas corrientes de la opinión, debe ser el primer desiderátum de todos los que quieran que haya República honrada en Colombia”. Entonces no se hablaba de nuñismo, carismo, parrismo, otalorismo... Y nadie organizó un partido identificado únicamente con la inicial del apellido del caudillo: Partido de la U.
La coyuntura electoral

Tampoco se imaginó Núñez que el partido en que él participó, el Conservador, pondría puerta giratoria por donde podría entrar y salir Nohemí, acorde a sus intereses, de los que decía un caricaturista: “yo soy una persona de principios, de principios de todos los gobiernos”; puerta giratoria por donde se coló Uribito. Fui miembro del Partido Conservador, siempre voté acorde a sus directrices y durante cerca de dos décadas trabajé activamente con él, como lo atestiguan varios documentos que reposan en la biblioteca de su sede en el Park Way. Como por otra parte soy un convencido de lo positivo de la participación electoral, desde ya anuncio mi voto en blanco por la consulta conservadora ante la absoluta carencia de un candidato digno.

Sobre Juan Manuel Santos, comparto la opinión de otros analistas sobre el pronto y rápido desmoronamiento de la U, como sucede siempre con los movimientos caudillistas cuando en una u otra forma el jefe sale, o lo sacan, de escena. Por otra parte, prefiero a Santos periodista, uno de los más acerbos críticos del caudillo, por quien llegó a introducir el término adanismo en la jerga política, diciéndole a quien a continuación se convertiría en su jefe, que el mundo no había empezado con él; los únicos que no se voltean son los ríos ¿verdad Juan Manuel?

Petro tendrá que esperar que en estos tres meses que quedan para las elecciones, a José “El Pepe” Mujica le vaya bien, muy bien como Presidente de Uruguay, un país políticamente tanto o más desarrollado que Colombia. Mujica proviene del movimiento tupamaro, en su momento tan violento como el M-19 donde estuvo Petro. Que Mujica le demuestre a Uruguay que él puede y a Colombia que Petro también podría.

A Rafael Pardo, mis felicitaciones por haber arriado el trapo rojo del Partido Liberal y a cambio izar banderas de múltiples colores, acorde con el mensaje “somos liberales, somos colombianos”; pero le falta berraquera, quizá allá donde usamos esa palabra, le puedan transmitir un poco de vibrato. Porque “si las elecciones fueran hoy”, votaría por Vargas Lleras, quien tiene el mejor mensaje y la mejor forma de exponerlo; eso sí, que me demuestre que de su abuelo, además de la arrogancia, heredó su capacidad y pundonor.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad