Publicidad
Publicidad
Vie Dic 2 2016
23ºC
Actualizado 12:08 pm

¿Deseo o deber? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-06 05:00:00

¿Deseo o deber?

“Hijo del bien y sumamente semejante a este” Platón. Quizás, esta debiera ser la máxima que orientara a todos los ciudadanos, en la escogencia de candidatos en las próximas justas electorales.
¿Deseo o deber?

En un estado social de derecho como el nuestro, que debe incluir el respeto no sólo por los derechos humanos fundamentales, sino también por los derechos sociales, culturales y económicos, se ha instaurado, cada vez con mayor fuerza, el llamado estado de bienestar electorero. Este, es propiciado por un buen número de politiqueros interesados más por sus propias apetencias, que por el progreso común. Parodiando a Platón, “esos hijos del mal y sumamente parecidos a él”, actúan más por el deseo de honores, dominio, dinero y poder, que por el deber; utilizan a las personas como medio y no como fin. Entonces, durante la campaña, se van a vivir a los barrios pobres, regalan cosas a manos llenas (leche, pan, cemento, ladrillos etc.), entregan empleos condicionados (exigen porcentajes del sueldo), reparten comida, cerveza y vallenatos, en fiestas que organizan en las comunidades más deprimidas, y coaccionan la prestación de servicios vitales (salud y educación) a la consecución de votos, entre otros. Es decir, por el ansia egoísta de posiciones y prebendas, explotan la ignorancia y la miseria de sus congéneres que mas necesitarían, por parte de ellos, de una ética política del deber, caracterizada por el respeto y el amor a la vida y a las personas.

Estos mal llamados políticos, libremente han abandonado la esfera privada para dedicarse a lo público, lo cual comporta una obligatoriedad en el sentido moral, a la veracidad, el respeto, la fidelidad a las promesas y el compromiso social. En otras palabras, a la honorabilidad, la bondad y la rendición de cuentas frente a la comunidad. Los invito a revisar, antes de decidir, la moralidad de todos los candidatos y abrir los ojos de quienes por su condición social, son presa fácil de tales depredadores a quienes deberíamos decir con firmeza, lo expresado por el filósofo Norberth Bilbeny: “”Es con la ética como el hombre tiene que cuidar su ser intermediario entre el ángel y la bestia”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad