Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
20ºC
Actualizado 07:35 pm

Cecilia Valdivieso de Umaña, Mujer del Año | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-08 05:00:00

Cecilia Valdivieso de Umaña, Mujer del Año

Es una mujer de alta costura. De hecho, a sus 91 años, todavía se refunde entre hilos, agujas y telas para elaborar las mejores colecciones de ropa; muchas de la cuales han lucido las más prestigiosas modelos y figuras públicas del país.
Cecilia Valdivieso de Umaña, Mujer del Año

Claro está que, como ella misma lo afirma, más allá del estilo que ella ha impuesto, Cecilia Valdivieso de Umaña tiene otra línea propia de confección que la ha realizado en su vida profesional y, sobre todo, en el ámbito personal.

Nos referimos al diseño del servicio social, el mismo que le ha permitido darle la mano a miles de mujeres cabeza de familia.

No en vano, ella completó 32 años dictando clases de corte y tejido, de lunes a viernes, entre la 1:00 p.m. y las 6:00 p.m., en un reconocido taller de modistería que ella misma conformó.

Ella no cobra ni un solo peso por su trabajo. Y lo mejor es que con sus clases estas humildes mujeres aprenden el bello arte de coser y, de paso, sacan adelante a sus hogares.

Hoy, en el marco de la celebración del Día de la Mujer, Woman’s Club le confiere a Cecilia Valdivieso de Umaña el título de: ‘Mujer del Año’. Ella se convierte así en la vigésima séptima persona incluida en este galardón, el cual se les concede a las más destacadas damas de nuestra región.

La ceremonia se cumple a las 6:00 p.m. en la Cámara de Comercio de Bucaramanga.

Allí estará la Mujer del Año, acompañada de sus hijos: Carlos Alberto, Gonzalo, Gustavo, María del Pilar, María Teresa, Gilberto y Camilo; y con los recuerdos póstumos de su hijo mayor, José Gabriel; y el de su adorado esposo, Gustavo Umaña.

Su vida

Cecilia Valdivieso de Umaña nació un 28 de diciembre de 1918, en la capital santandereana. Ella asegura que, tal como ha conducido su profesión, así ha sido su vida: “todo lo he moldeado a pulso”.

“Tuve que salir adelante en una época en la que las mujeres no podíamos graduarnos ni de bachiller; tampoco se nos estaba permitido trabajar. Sin embargo, después de mucho bregar, obtuve en el Colegio de La Presentación mi título de 6 años de estudios complementarios”, recuerda.

Después aprendió el arte de la confección de importantes figuras de la modistería en el país y, como pudo, armó su propio taller. Tras la muerte de su amado esposo, hace varias décadas ya, sacó adelante a sus hijos. Además, es la orgullosa abuela de 21 nietos y la bisabuela de tres niños, sin contar que uno más viene en camino.

Cuando todo el mundo conoció lo mejor de sus diseños, ella decidió aportarle a la sociedad una de sus grandes obras: “armé un taller de modas para las mujeres más humildes, en el barrio Mutis”.

Y para fortuna de la comunidad que vive en ese sector, desde 1978, esta prestigiosa dama ha sido la gran maestra de miles de mujeres necesitadas. Cada vez que llega a su taller, todas sus pupilas saben que entre moldes, accesorios y tijeras, deben reservar varias horas para disfrutar de su pulido estilo a la hora de coser.

Hoy, la Mujer del Año muestra orgullosa sus canas y dice que aferrada a su bastón puede dar fe de que “cuando se quiere servir, se puede”.

¡Claro que sí!

Por eso, Santander entero le rinde hoy un justo reconocimiento, entre otras cosas, porque ella ha sabido moldear una vida entera dedicada al servicio de las familias más pobres.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Ahora en Whatsapp
Publicidad
Publicidad
Publicidad