El paro de transporte | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-09 05:00:00

El paro de transporte

La semana anterior Bogot√° fue afectada por uno de los paros de transporte m√°s traum√°ticos de los √ļltimos a√Īos. Impresionante comprobar c√≥mo puede colapsar una ciudad cuando uno de sus servicios p√ļblicos vitales falla.
El paro de transporte

La causa del conflicto entre transportadores y el gobierno distrital lo origin√≥ la puesta en marcha del Sistema Integrado de Transporte como complemento a Transmilenio, el novedoso sistema que construy√≥ y puso de moda en Colombia el eficaz ex Alcalde Enrique Pe√Īalosa, que le cambio la cara a la capital. El primero se hizo en Curitiba (Brasil) bajo la administraci√≥n del Alcalde Jaime Lerner, quien por su modelo de gesti√≥n en materia de planificaci√≥n y renovaci√≥n urbana para hacer sostenible una ciudad, se convirti√≥ en referente de talla mundial.

En el caso del sistema de transporte masivo de Bogotá, la resistencia al cambio por parte de algunos sectores no se hizo esperar. Por lo general siempre es así. Como la que hubo cuando se pasó de los barcos impulsados por el viento a los movidos por el motor a vapor, o cuando en las ciudades se reemplazaron los coches tirados por caballos por el automóvil o cuando aparecieron los ferrocarriles y ni qué decir cuando se construyeron los metros  subterráneos en las grandes ciudades.

Lo que ha sido confirmado es que un sistema moderno de transporte urbano debe ser complementado por otras medidas que por antipáticas que sean, son inevitables para desestimular el uso del carro particular como el pico y placa todo el día, las ciclo rutas, la organización de rutas, los paraderos obligatorios, las velocidades de desplazamiento, las condiciones técnico- mecánicas de los vehículos y desde luego, la acción eficaz de las autoridades de tránsito para hacer cumplir estrictamente las normas sobre la materia.

Es que mientras el n√ļmero de veh√≠culos en las calles aumenta en forma exponencial, para disminuir la congesti√≥n y el desorden vial, la soluci√≥n por un tiempo no puede ser √ļnicamente ampliar calles o construir nuevas v√≠as a costos financieros inmensos. Como lo dice el ex alcalde Pe√Īalosa: es como la persona obesa que pretende adelgazar comprando ropa de talla grande para verse mejor.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad