Jue Dic 8 2016
20ºC
Actualizado 09:18 pm

Sufro entre dos amores | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-30 19:35:29

Sufro entre dos amores

Sufro entre dos amores

Soy administrador de empresas, igual que la ‘oficial’, quien trabaja conmigo.

Ella ha sido de gran ayuda en estos años, a parte de ser una mujer bonita, fiel e inteligente. Por lo que pasó me dio el ultimátum: ¡Me defino o se va!

A la otra la conocí en la universidad como compañera en una especialización. Es una niña agradable y muy tierna. También me exige una definición.

No pensé sufrir por una mujer, pero a mí me tocó por partida doble. Honestamente no sé qué hacer. Ayúdeme.

RESPUESTA

Distinguido señor: La única salida en el conflicto planteado es definirse por una de dos. Ellas, como mujeres, se deben sentir utilizadas e irrespetadas. Sólo en la cabeza de los libretistas cabe la posibilidad de “vivir felices los tres”.

A usted le corresponde resolver cuál reúne las condiciones morales, afectivas, intelectuales y espirituales para complementarle y seguir a su lado.

Es innegable la afinidad existente con quien llama la ‘oficial’, porque teniendo presente el tiempo que lleva a su lado ha demostrado lealtad, valor, claridad, firmeza, responsabilidad y, ante todo, dignidad.

Decídase de una vez por todas haciendo lo que debe, para evitar lo que por lógica puede suceder: ¡quedarse sin ninguna!

REFLEXIÓN

Produce pena todo aquel que mira a la mujer como un objeto, peor aún cuando lo hace por partida doble. Le utiliza para gozar en ella sus atributos, su intimidad, ternura, delicadeza y cariño sincero.

La entrega de ella es total porque hace lo que su enamorado pide, sin condiciones ni limitaciones. Está dispuesta a brindarle lo que sea y cuando quiera.
Nunca dude que amar alberga un sentimiento de respeto, comprensión, fidelidad y ante todo ¡dignidad!

Ojo: Digno es aquel que se hace merecedor de un honroso proceder, de un merecido reconocimiento, de un trato cortés o complaciente por su intachable, cabal o especial forma de ser.

El corazón vacío se llena de bajezas, humillaciones y mortificaciones.

El corazón enamorado robustece de alegría, de anhelos, sacrificios, mortificaciones, de incondicionalidad y sentido sobrenatural. ¡He ahí el camino!

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad