Publicidad
Publicidad
Vie Dic 9 2016
25ºC
Actualizado 03:06 pm

Víctor Luna insiste: “en esto cabemos todos...” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-28 14:51:26

Víctor Luna insiste: “en esto cabemos todos...”

No sólo es ‘lector’ de tácticas, movidas y talento sobre una cancha de fútbol. A Víctor Emilio Luna Gómez también le gusta leer poesía, literatura, analizar esculturas, pinturas, repasar textos de superación, así como los libros de Fernando Savater, a quien cita con total seguridad.
Víctor Luna insiste: “en esto cabemos todos...”

Al actual técnico del Atlético Bucaramanga la sensibilidad le brota gracias a sus acercamientos a otros artes más privados, más propios, inclusive más complejos, que el popular ‘arte futbolero’, donde todos son ‘expertos’, pero pocos tienen el privilegio y responsabilidad de construir resultados en una cancha para ‘profesionales’.

Ese fue el Víctor Luna que descubrió Vanguardia Liberal cuando habló con él acerca de su vida, de la que parecía su evidente salida del club, la amenaza de muerte, el caso Andrés Sarmiento, y la resistencia con un sector de la prensa deportiva.

Claro, este ex volante de marca sabe que como todo en el fútbol, su figura ampara inevitables dicotomías: unos lo quieren, otros no, unos lo respetan, otros no, unos le creen, otros no tanto.

Así que no le fastidia que le critiquen, pero sí le preocupa que lo odien por sus actuaciones en un juego que, como el dice: “caben todos”.
¿A qué le atribuye la mejoría del equipo?

“Primero, a la capacidad del grupo, segundo, a la condición humana. Pienso que estamos haciendo un equipo muy fuerte en este aspecto. Lo tercero tiene que ver con el entorno, la parte directiva, los preparadores físicos, utileros y todos. Desde que iniciamos el trabajo visualizamos algo importante, pero había que empezar a competir y en el camino se ha avanzado bastante, pero igual aún falta mucho”.

¿Pero muchos creen que la mejoría vino cuando se cambió el módulo táctico al usar cuatro defensores y olvidar el tres, su preferido?
“Es importante que los jugadores se sientan cómodos, pero creo que lo que se hizo empezando ha sido bueno, porque se despiertan una cantidad de cosas que unas veces te lo da el cuatro, o el tres, o el cinco, y si se aspira a tener un equipo de otro orden, éste debe tener versatilidad táctica. Muchos medios generaron con esto una polémica para saber si había verdad con el tres, pero yo les digo, quedamos campeones en el DIM con el tres, entonces es algo que no se puede tirar a la basura”.

¿Entonces de qué depende la escogencia del módulo?
“El módulo se debe a las necesidades que hay en el fútbol. Por ejemplo, en la evolución táctica de todos los esquemas, siempre ha habido equipos que marcan pautas: Holanda en 1974, Argentina en 1986. Entonces creo que es resolver necesidades, y claro, hay jugadores más inteligentes que otros y asumen con más certeza los cambios, pero me gustaría que el fútbol colombiano supiera manejar bien todos los esquemas”.

La crisis

¿Cuál es la verdad de su supuesta salida del club y luego la ratificación, tras ganarle a Pasto?
“Siempre dije que mientras fuera considerado parte de la solución, me quedaba. Entonces creo que ese domingo se vislumbró que soy parte de la solución… En esto, el tema neurálgico es la parte humana, yo siempre he peleado con ciertas cosas en las que no me quiero convertir y eso lo tengo claro, entonces vengo y habló con los muchachos de construir sueños, pero de buena manera.
Pero cuando veo que se atropellan las cosas, que se genera violencia, que hay personas empecinadas en que nosotros no estemos, entonces si algo nos demuestra el mundo, es que en él cabemos todos...”.

¿La amenaza de muerte influyó en su intención de irse? ¿Cómo la recibe?
“Pues fue un hecho que me hizo saber el Gerente del Club y que fue una llamada en la que me daban 72 horas para que me fuera de la ciudad, y yo estoy acostumbrado a este ambiente, pero mi señora no. Estamos acostumbrados a que en un estadio 60 mil personas me griten de todo, pero ella no, sí tiene claro cuál es mi profesión y hay temas en los que uno no se puede desgastar y si se llegó a esos extremos entonces hay que mirar”.

Sorprendió la forma como contra Pasto los jugadores celebran el gol con usted, hecho que se ha repetido con los últimos tantos. ¿Por qué se da este cambio?
“Esto se da hace tiempo, y cuando ocurren estas cosas los jugadores entienden, son inteligentes y saben qué está pasando, entonces en la medida en que el trabajo avanza, usted sabe a quién puede respaldar y a quién no.
Nos ocurrió con el DIM, en Copa Libertadores, los muchachos hacían el mismo gesto, ganábamos y celebraban con nosotros, y con eso se le decía a mucha gente que el equipo estaba ¡aquí! Aquí ocurrió parecido, en un momento neurálgico y en el que se despega para conseguir grandes cosas…”.

El tema Sarmiento

Andrés Sarmiento también celebra los goles con usted. ¿Qué pasó, pues usted lo había descartado para este semestre?
“Desde que llegué encontré mucha gente empeñada en que Sarmiento no siguiera y varios se lo hicieron saber a la Junta Directiva. Y veo que es un tema que pasa por ser bien parecido o porque tiene una novia bonita o porque es de buena familia y eso me inquietó. Porque el tema futbolístico no es, él es de los hombres con más capacidad.…

Ahora en este semestre se quedó marginado no por iniciativa mía, sino porque él reunió el grupo para hablar de la plata que les debían. Pero la intención de que él estuviera nunca la descarté y me lo inscriben al final y mi respuesta es inmediata, lo meto y demuestra que tiene con qué. Inclusive yo hablé con Santiago Escobar para que lo llevara al Medellín…”.

¿O sea que fue aislado por los directivos?
“Sí, sí, fue más de gustos. El Presidente quería otro armador para darle otro aire al jugador y a la hinchada, pero el Presidente fue inteligente, si no cambio para mejorar, continuó con lo que hay, y si uno se equivoca, no hay problema en corregir. Lo mismo pasa con un sector de periodistas que no ha podido entender jugar con cinco defensores, entonces dije: ‘vamos a mirar el cuatro’ y ahora funciona y el terco es Luna. En esto cabemos todos”.

Lo más difícil

¿Lo más difícil de su paso por Bucaramanga?
“Enfrentar una prensa tan grande como la de aquí. Es una cosa que yo digo que si la ponemos en orden, uno dice: ‘si tenemos prensa grande deberíamos tener un equipo grande y esa es la pelea que se debe dar…”.

¿Cómo describe la prensa deportiva local?
“Me impresiona mucho como se cambian las costumbres por el concepto de nación que tenemos los colombianos y que tiene que ver con regiones. Entonces, por ejemplo los de Bucaramanga creen que esta ciudad es lo único, lo mismo pasa con los paisas, con los caleños, eso da para mucho.

Y bueno, llego acá y desde ese instante recibo ataques de todo lado, y yo no tengo nada qué ver con el descenso del Bucaramanga o las malas campañas de otros años, sin embargo muchos atacaron a Víctor Luna. Miro esto con derecho a inventario y en la medida en que avanza he encontrado gente en la prensa que escucha, que compartimos, que sé escuchar. El tema es de seres humanos”.

Uno de los aspectos que generó mayor controversia a su llegada es el hecho de que usted es accionista del DIM: ¿Cree que esa dualidad accionista-técnico es compatible?
“A Medellín le agradezco mucho…y digo que tengo agradecimiento porque son los miembros del Medellín los que me dicen; y sin poner un peso, que me regalan las acciones y me las dan por lo hecho con el equipo. Eso no me quita la vocación de técnico, porque no me meto en el orden dirigencial… Por eso la opción de Bucaramanga la tomé consciente y sabía que no me iba dejar intimidar por eso”.

Su vida

¿Además de futbolista, accionista y técnico. A qué otra cosa le hubiese gustado dedicarse?
“A mí me gusta mucho la escritura, me gusta mucho esa parte. Leo a mucha gente, todavía no escribo nada que valga la pena, pero algo escribo, me gustan los poemas y le digo que la pintura y escultura también”.

¿Una diversión?
“Trotar”.
¿Su mayor responsabilidad?
“Educar a mi hija”.
¿Un sueño?
“…Clasificar este equipo a los octogonales”.

¿Una decepción?
“No haber llegado a la final de Copa Libertadores con el DIM”.

¿Un ídolo?
“El doctor Gabriel Ochoa”.

¿Un técnico?
“Marcelo Bielsa”.

¿Un jugador?
“El papá de los  Valoyes… José Valoyes”.

¿Un periodista?
“Jorge Eliécer Campusano”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad