Publicidad
Publicidad
Vie Dic 2 2016
23ºC
Actualizado 12:08 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-10 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Tarea bien difícil, si tenemos en cuenta que poco o nada sabemos de los programas de gobierno que se ofrecen a los electores ya que las campañas le dan más importancia al manejo de la imagen, a los eslóganes y al oportunismo político que al verdadero debate ideológico sustentado en propuestas concretas.

El sospechoso derroche de dinero en publicidad con pasacalles, vallas y volantes, incluido el grupo musical en el cierre de campaña, permite concluir que éstas son una inversión cuantiosa que finalmente terminaremos pagando todos, incluso los escépticos que vemos en los politiqueros una plaga que utiliza la democracia para su lucro personal.

Esperemos que el debate ideológico, el conocimiento de los programas de gobierno, la razón y no la emoción sean el faro que guíe la decisión de todos los colombianos en el momento de elegir al gobernante que se merece el país.

William Sarmiento Gómez

Acepten la decisión

Es indignante y triste ver cómo los candidatos al congreso del Partido de la U, acostumbrados a ocho años de vivir del estado con la complacencia de su jefe supremo, optan por hacer política con la poca buena imagen que le queda a Uribe y no proponen nada diferente a decir que seguirán las políticas y defenderán la seguridad democrática como gran cosa. Unos lo proponen de gerente de campaña aprovechando unas vacaciones de un mes, otro disque sea vicepresidente. Por Dios, no le hagan más daño a Colombia y a él, ya fue suficiente con hacerle creer que no había sino él en Colombia, suficiente con tener el país dos años con el espectáculo bochornoso y descarado de burlar todo lo que ordenaba la Constitución. Ahora tendrán que pagar políticamente tal desfachatez los que votaron algo que sabían que era inexequible. ¿No disque acataban la decisión? No más frases pobres como las de somos Uribe, Uribe no hay sino uno; hablen de ustedes señores candidatos, propongan algo. ¿Por qué Santos quiere coaliciones? Las coaliciones no son otra cosa que partir la torta, repartir lo poco que queda de Colombia y que sigan reinando la corrupción y la politiquería.

Iván Romero Gomez


Coronell, siga salvando la Patria

El columnista José Manuel Acevedo hiere la inteligencia de los lectores de Vanguardia Liberal cuando ataca al valiente periodista Daniel Coronell.

Las denuncias de Coronell se caracterizan porque están muy bien fundamentadas y documentadas, pero han pisado callos que al señor Acevedo no le gustan, como haber dado a luz las zonas francas de Mosquera que han favorecido a los hijos del Presidente, los subsidios de Agro Ingreso Seguro del que han usufructuado multimillonarios terratenientes a cambio de su apoyo a la hoy truncada reelección presidencial  y la irregular financiación de la campaña de Uribito, entre otras.

Recordemos que la hija de Coronell, a la sazón de seis años, fue objeto de seguimientos desde su casa al colegio y viceversa con fechas y horarios precisos que luego eran detallados en los famosos correos electrónicos que salieron del computador del buen amigo del Presidente,  Carlos Nader, a quien frecuentaban Tomás y Jerónimo, vástagos del Presidente de la República.

¡Muévase señor Acevedo para creer en su “independencia”!

Orlando Almeida Remolina

Libertad e igualdad

México demuestra, al dar paso al matrimonio entre personas del mismo sexo, que las sociedades pueden hacerse mejores a sí mismas y que se pueden hermanar con la tolerancia y dejar en el camino la humillación, para dar paso a la felicidad, como lo han advertido Bélgica, Holanda, Canadá y España.

Al declarar la libertad y la igualdad, en lo que se refiere a los gustos sexuales, se está ampliando la felicidad a las minorías y a la vez se construye una sociedad más decente. Hoy la sociedad mexicana (por lo menos su capital y el DF) le responde a un grupo de ciudadanos por sus derechos, su dignidad, su identidad, y su libertad.

Los cambios van llegando; no hace mucho, las mujeres para que se aterren las nuevas generaciones, tenían menos derechos que nosotros, los machos de antaño y además las parejas tenían que seguir unidas en matrimonio por encima de su voluntad.

Ojalá que no tarde mucho en nuestra Colombia la hermosa lección de llevar la dicha a nuestros vecinos, a nuestros familiares, para seguir la línea de edificar una mejor colectividad.

Uriel Bautista Gamboa

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad