Mié Dic 7 2016
24ºC
Actualizado 11:55 am

El blanco de las críticas Meryt Montiel | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-31 01:41:28

El blanco de las críticas Meryt Montiel

¿Por qué le dijo a una revista nacional que no quiere seguir siendo negro?No quiero cambiar el color de mi piel, ese no era el mensaje. Era cambiar mi forma de ser, de pensar, de vivir, es un cambio generalizado. Un cambio de ciudad, cambiar de casa. Todo el mundo busca cambios para mejorar.
El blanco de las críticas Meryt Montiel

Fue tergiversado?
Sí, por eso he tratado de ir a los medios y explicar, porque no es que me sienta mal con mi color de piel, al contrario, vivo muy orgulloso de cómo soy.

¿Este malentendido le trajo problemas?
El otro día una señora negra me dijo, ¿a usted qué es lo que le está pasando? Y me metió un regaño. Le dije, escuche, vea lo que está pasando, lo que va a pasar y luego me regaña.

¿Nunca se había imaginado cambiar su color de piel?
Cambiar de color no significa que me voy a volver blanco, ese no es el único color que existe.

¿Ese cambio a qué se debe?
Es una reflexión por todas las cosas que he vivido últimamente. Mucha gente sigue como con una persecución, con una rabia en contra mía que me digo ¿será mi forma de ser, será mi color? Vamos a cambiar y cambiará la forma en que la gente actúa hacia mí. Porque yo en mis cosas seguiré siendo el mismo y mi personalidad será siempre la misma.

¿Está cansado de que aún estando fuera del fútbol, siga la persecución?
Es que muchos periodistas no se dan a la tarea de investigar qué fue lo que pasó, sino que lo primero que escuchan en la calle lo van publicando, entonces me toca salir a rectificar. Cuando se dan cuenta de cómo fueron los hechos ya es muy tarde. Han dicho cualquier cantidad de cosas, eso me ha hecho reflexionar: si el problema soy yo, voy a cambiar en todo.

¿Qué cambios asumiría?
Cambiar de ciudad (risas). Los problemas todos me suceden en Tuluá, entonces me va a tocar vivir en Cali. Ya ni en mi casa estoy ajeno a los problemas. Entonces quiero ir buscando la forma de cambiar todas esas cosas para ver si el problema soy yo o si son los que están a mi alrededor.

¿Mejorará el mal genio o no irá a rumbear a sitios públicos?
Yo en Tuluá no salgo, en Cali me ven muy poquito porque desde niño no me gustaban las ciudades grandes. Mi mal genio no lo manifiesto con los demás, porque yo me enojo y a los dos minutos estoy hablando como si no hubiera pasado nada. No le tengo rencor a nadie, no tengo enemigos porque soy amigo de todo el mundo, he dejado muchos amigos en el fútbol los cuales puedo ir a visitar en sus casas en Italia o en Inglaterra sin problema.

¿Qué hará para que no vuelva a ser el centro de la polémica por disparar en la calle u otros escándalos?
A mí nadie me ha visto disparando, pero si estoy ahí dicen que soy yo. Me pasó en la isla de Barú. Uno de mis amigos disparó. Yo dormía porque estaba enfermo y después salió el entonces director de RCN, Álvaro García, diciendo que yo era el que había disparado. Solamente porque estoy en ese grupo, ni siquiera vio que yo no estaba. Todas esas cosas son las que quiero cambiar. Por eso digo que si el problema soy yo, voy a mejorar, y si el problema es de las personas que me rodean cambiaré de amigos, de ambiente.

¿Siente que en Colombia se le ha discriminado por negro?
En Colombia y en todas partes, lo que pasa es que por el hecho de ser más famoso que otros, lo siento menos porque me tratan mejor en algunas partes. Pero eso siempre va a existir, seguro.

¿Cree que este país ha sido intolerante con usted?
No me quejo del país, hay gente que me quiere más que otra. Eso es normal y en los medios de comunicación es igual. Uno va creando enemigos, porque si doy la primicia a uno, ese estará contento el otro al que no se la di, no. Y el día que pasa un problemita uno me defiende y el otro me ataca. Eso me pasó cuando yo estaba en Italia.

¿Qué haría usted si se encontrara con el columnista que lo trató de “negrito superado y raro espécimen”?
Me sentaría con él a charlar. Que me explicara por qué escribió eso para mejorar. Si él me dice cómo tengo que hacer para que él no me llame así, pues yo cambio.
¿Se arrepiente de algo que ha hecho?
No. Me arrepiento de cosas que dejé de hacer, porque son más las cosas buenas que malas que he hecho en mi vida.

En la farándula
 
¿Le han propuesto ser actor, modelo, hacer parte del mundo de la farándula?
No, eso no es para mí. Escasitamente doy entrevistas y me da pena, imagínese con una cámara todo el día, con maquillaje. Y modelando menos.

¿Por qué no se ha vuelto a casar?
No, qué pereza, qué miedo el matrimonio.

¿Qué lo decepcionó tanto?
Las cifras que se manejan después de la separación. Del resto el matrimonio es bueno, el problema viene después. Pero más adelante, cuando llegue la persona que es, pensaría seriamente en casarme.

¿Se fija en mujeres comunes y silvestres, que no pertenezcan a la farándula?
Sí, siempre, lo que pasa es que mujer que empiece a salir conmigo se empieza a volver famosa y después se vuelve más famosa que yo (risas). Y luego me deja a mí por otro. Yo las saco del anonimato (risas).

¿La modelo Tatiana de los Ríos fue su novia?
De las cosas lindas del ‘reality’ del Canal Caracol fue esa: la amistad que me dejó con Tatiana. Ella tenía un concepto de mí errado, como el de mucha gente que no tiene la oportunidad de conocerme. Ella pensaba: uy, tener que aguantarme a ese ‘man’ todo el tiempo, ‘retacándome’, pero se dio cuenta cómo soy. Ella es muy agradable, sencilla, relajada, no es agrandada y por eso la pegamos bien y hasta hoy día tenemos una linda amistad.

¿Qué es lo primero que le ve a una mujer?
Todo el mundo dice que los ojos, ¡cuáles ojos!. Yo veo las nalgas.

¿Cómo reparte su tiempo?
En mi finca, con mis caballos, mis vacas, organizando una cosa, la otra, bien puedo estar arreglando un potrero. Me he interesado en el cultivo de caña y he aprendido bastante, me gusta enredarme con eso, siempre he sido seguidor de los animales, de las fincas y aprovecho.

¿Se atrevería a otro desnudo?
Ya no hay nada más que mostrar. El que me quiera ver así que consiga las fotos en Soho, pero ya murió ese mito.

¿Así que todo era un mito?
Para la gente sí, la gente fue la que votó, la que me escogió para posar en la revista, no fui yo el que levantó la mano para decir: vean me quiero empelotar.

El deportista

¿Qué tan cerca está de trabajar con el Parma?
Tengo que ir a Italia en noviembre o diciembre y mirar la posibilidad de quedarme trabajando con el Parma, y si es posible quedarme como veedor de fútbol de los jugadores que el equipo piensa comprar en un futuro.

¿Le apasionaría ese trabajo?
Me encantaría, porque no me da pereza viajar y me gustaría ayudar a este equipo que me dio todo.

¿Cómo se ve en un futuro?
Siendo dueño de un equipo de fútbol, directivo, presidente de un equipo futbolístico, algo así.

¿Le gustaría ser técnico?
No, qué pereza. Eso sería volver a lo mismo, estar en concentraciones, ir a los estadios, sentarse en una banca. Yo sería entrenador cuando encuentre once Faustinos Asprillas, ese día me siento y los veo jugar a los once, no les digo nada, sino jueguen. No lo digo porque fuera muy bueno, sino que a mí me encantaba jugar fútbol, lo disfrutaba, los domingos eran los días más felices porque me entrenaba toda la semana para ganar y ganar. Ahora hay mucho futbolista que está por cobrar un sueldo y eso no va conmigo.

¿Cree que Colombia desvalora a sus ídolos?
Sí, aquí no valoran a nadie, aquí se vive el momento. Porque hoy en día yo voy a Parma y la gente en Italia me trata súper. Aunque deje de ir uno o dos años cuando voy me invitan a programas de televisión, muestran mis goles, la gente me dice que me quede allá. Me escogieron como el mejor jugador en toda la historia que ha pasado por el Parma y todo eso sólo me lo reconocen allá. En Tuluá escasitamente se saben mi nombre porque nací ahí.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad