Un tema de nunca acabar | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-12 05:00:00

Un tema de nunca acabar

Pasado ma√Īana Colombia volver√° a vivir un d√≠a de comicios para elegir Congreso de la Rep√ļblica. Esta vez preocupa no solo la amarga realidad que es la eterna crisis de la Rama Legislativa, sino si la Registradur√≠a Nacional del Estado Civil ser√° capaz o no de responder al desaf√≠o de dirigir las elecciones acertadamente, punto que genera¬† fundada inquietud.
Un tema de nunca acabar

La¬† prueba √°cida ser√° el domingo entrante y los hechos se√Īalar√°n si el censo electoral se hizo con seriedad o no, si atinadamente o no se escogi√≥ a los nuevos contratistas y si √©stos pudieron o no entregar oportunamente los resultados a la opini√≥n p√ļblica y a los medios de comunicaci√≥n.

Cosas hay para analizar al respecto, pero es prudente confrontar la información que se cuela por las rendijas con los hechos del próximo domingo.

Preocupan los nubarrones que hay sobre la Registraduría. Ojalá la próxima semana no haya lluvia de excusas y justificaciones que traten de remendar lo que ha podido no ocurrir.

Por otra parte, Colombia vive por estos d√≠as el mismo c√ļmulo de comentarios y c√°balas que cada cuatro a√Īos ronda el ambiente; padece el mismo torrente de promesas electorales irrealizables hechas por¬† candidatos que o bien ignoran cu√°les son las funciones de los congresistas, o creen que el electorado tiene una patolog√≠a semejante a la de Sim√≥n el Bobito. Y al igual que cada cuatro a√Īos, en la lista de candidatos hay ciudadanos bien intencionados que luchan a brazo partido para que la gente vote a conciencia y el pa√≠s pueda tener un Congreso digno.

Desafortunadamente, la semana entrante, como sucede cada cuatro a√Īos, se comentar√° con amargura que el ciclo se volvi√≥ a repetir, que las maquinarias y los vicios electorales volvieron a hacer su agosto, que al Congreso llegaron muchos que dejan qu√© desear y que un buen n√ļmero de esfuerzos individuales, encomiables, se ahogaron ante el peso de las clientelas y las maquinarias. Y la prensa har√°, otra vez,¬† cr√≥nicas de unas elecciones desastrosas pero anunciadas.

La composici√≥n que tendr√° el nuevo Congreso desde ya se vislumbra sin necesidad de ser una pitonisa. Pese a todas las recomendaciones, se votar√° por los mismos, el hacer pol√≠tica ¬ďen cuerpo ajeno¬Ē dar√° resultado, ser√° evidente que el elector padece letales enfermedades y los vicios de los congresistas ser√°n otra vez fuente de esc√°ndalos. Nuevamente la Justicia deber√°, a medias si es que lo hace, corregir lo que los colombianos no fueron capaces de evitar en las urnas.

Las leyes, en tanto, se seguir√°n aprobando a pupitrazos, las mayor√≠as parlamentarias ser√°n manejadas por el Presidente de turno (como ha ocurrido en los √ļltimos 25 a√Īos), el ausentismo campear√° y los parlamentarios continuar√°n¬† deambulando por los ministerios y despachos p√ļblicos en busca de puestos y contratos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad