Publicidad
Vie Mayo 26 2017
22ºC
Actualizado 09:53 pm

¿Arribista o buena vida? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-13 05:00:00

¿Arribista o buena vida?

“Hoy me encontré con Pepita Pérez en el club”, “Tengo que renovar mis prendas de golf”, así no tenga idea de que es un ‘swing’. ¿Qué tal me veo vestida de tenista, hermosa, verdad, es la mejor pinta para un domingo en el club”.
¿Arribista o buena vida?

Si usted pudiera introducirse en el pensamiento de una persona arribista escucharía estos mensajes.

Quizá usted esté rodeado de personas arribistas que todo el tiempo se ufanan de ir a determinados lugares, de conocer a determinadas personas, de vivir en estratos altos y de codearse con las mejores familias de la ciudad.

Contrario a ellas, un buena vida se goza su estrato por confort, porque se lo merece y porque trabaja para darse esos placeres, sin importar a quien tenga al lado y quien lo salude.

Conozca la diferencia entre estos dos particulares personajes.

Señales que hablan de un arribista

1. Hablan de ellos todo el tiempo y de las personas que conocen con apellidos famosos. Sus frases son “soy amiga de la hija del alcalde, el presidente del club me saluda todo el tiempo o toda la vida siempre he tenido todo y se me hace imposible dejar de comprar y comprar”.

2. Son personas que necesitan del reconocimiento del otro. Son auditivas, les encanta saber qué dicen los demás de ellos. Cosas como “por qué estrenas tanto” o “me encanta el sector en el que vives”.

3. Viven endeudados todo el tiempo con tal de mantener su imagen o apariencia ante los demás. Pueden pagar un arriendo elevado y no tener nada en sus neveras. Suelen tener a los hijos en los mejores colegios y no tener para pagar sus pensiones.

LISTA

Radiografía de un arribista

1 Parece el maniquí de una marca reconocida. Se viste de pies a cabeza con esas prendas, sólo para mostrar por todos lados que su ropa es costosa.

2 Adquiere la membresía de un club y no sale de él. Llega apenas abren y se va cuando están a punto de cerrar.

3  Vive buscando la forma de alcanzar un “buen partido”. Por eso trata de ingresar como pueda a alguna organización reconocida.

preguntas y respuestas

Juan Gabriel Sánchez

Psicólogo

¿Qué puede definir a una persona arribista?

Las personas arribistas tienen una concepción de     que lo poco que tienen les permite creerse más que los demás. Muchas veces no es en lo económico sino en lo mental. Algunas personas les dicen “levantados con el sueldo mínimo”.

Hay un esquema particular de personalidad que en psicología llamamos ‘negalómanos’. Son personas que creen ser más que otros sin tener lo suficiente, y eso  los hace sentirse bien, sobre todo estar rodeados de personas con títulos y condiciones altas.

Estas personas siempre están hablando de ellas mismas, de sus logros, sus pertenencias, sus hazañas y la mitad de lo que dicen son mentiras. Con solo confrontarlos se descubre.

Anteriormente se utilizaba el término del esnobismo; en este término encajaban las personas que vivían de la moda. Un ejemplo claro, la persona que juega tenis si el presidente y el vicepresidente lo hacen.

¿Qué consecuencias puede traerle a una persona arribista este comportamiento?

Las consecuencias personales son graves, se endeudan o venden cosas que realmente les sirven por adquirir lujos y apariencias.

Desde lo social tienden a tener a sus hijos en colegios caros pero no son capaces de pagar sus pensiones y los niños terminan asumiendo esa situación.

preguntas y respuestas

Carlos Mauricio Peñaloza

Psicólogo

¿Qué puede estar fallando en una persona que actúa como arribista?

El sistema de valores de la persona. Ese sistema valorativo que implica creencias falsas sobre su imagen, su autoconcepto. Son personas que manejan mal los valores y esconden un complejo de inferioridad.

Suelen vivir en un sitio exclusivo, ser socios de diferentes clubes, se endeudan para vivir de apariencias;  son valores incongruentes con la realidad.

Una mujer que tenga un conflicto frente a su propia identidad dedica todos sus ingresos a su vanidad, pero no tiene claro quién es, quién cree que es, no es una persona auténtica. Son personas que creen ser lo que los demás les dicen por su apariencia. Podríamos decir que son personas que viven bajo el lema  “gano de pinta”.

Todo lo hace su apariencia para buscar un estatus o beneficio de tipo socioeconómico. La pregunta fundamental a hacerse es “¿quién soy realmente?”

¿Qué señales delatan a un arribista?

Viven hablando sobre el referente del apellido de la familia. “Yo soy amiga del alcalde, de Pepita Pérez”. En Bucaramanga todavía se usa como referencia  el apellido o ciertas zonas para tener estatus. La gente vive todavía del pasado, de lo que fue su familia, pero no del presente o futuro.

Las personas arribistas se sienten plenas con referentes que le dan estatus aunque ellos no los tengan. Es un claro problema de identidad.

¿Ser arribista tiene que ver con llenar vacíos?

Sí, pueden ser personas que desde la adolescencia  o infancia se sintieron inferiores, sus padres no les permitieron estudiar en colegios reconocidos o no tuvieron juguetes como sus primos y amigos, o tuvieron que usar la ropa de otros familiares. Esas personas cuando crecen y consiguen trabajar se convierten en personas compulsivas, compran bolsos, ropa, zapatos, para llenar esos vacíos. A partir de esas apariencias llenan esas carencias afectivas.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad