Celosa no, pero tampoco boba | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
19ºC
Actualizado 08:43 am

Celosa no, pero tampoco boba | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-14 06:00:00

Celosa no, pero tampoco boba

Celosa nunca, eso le parece falta de seguridad, detesta ver a sus amigas en esos estados depresivos, de angustia, de detectivismo.
Celosa no, pero tampoco boba

Contrario a ese panorama usted prefiere asumir una postura relajada, incluso a veces acude al humor para decirle a su pareja “oye, cuidadito con esa niña que se ve como alegrona”.

Usted funciona bajo el lema “Celosa no, pero tampoco boba”. Si siente que algo no le agrada últimamente de su pareja se lo dice sin dejar pasar los días, pues prefiere no torturarse. De hacerlo terminará inventando un guión completo.

Para usted no hay nada más incómodo que quedarse pensando si ahora le coquetea la secretaria, si le dijo mentiras y no estaba con sus amigos sino con otra mujer. No, ¡nada de eso!

Tampoco puede verse en el papel de detective y hacer como hacen sus amigas que agudizan el oído para saber con quién habla su pareja cada vez que le suena el celular.

Por nada del mundo sería capaz de quedarse semanas enteras con un gran interrogante en su cabeza: ¿le digo que me molesta esa actitud que tiene su nueva compañera de trabajo o mejor despisto al enemigo para ver hasta donde llega?

Algunas personas tienen claro que de “bobas” no tienen ni un pelo. Por eso encontrará en el Facebook más de mil miembros en el grupo  “Celosa no, pero tampoco boba”.

Si algo incómodo le está pasando en su relación, ¿cómo abordaría la situación?Los expertos explican que lo importante es frenar su imaginación de libretista de Hollywood y hablar de frente o a calzón quita’o.

preguntas y respuestas

Maritza Rodríguez

Psicóloga Universidad Manuela Beltrán- ITAE

¿Celosa no, pero tampoco boba? Ser celoso marca una serie de criterios que no son favorables ni sanos para ninguna de las partes de la relación, pero obviamente como pareja siempre debes estar pendiente del otro, porque eso es señal de que te importa. Si se da un cambio en tu pareja eso te causa curiosidad, pero si te das cuenta y te da lo mismo es porque algo falla.

Ante un comportamiento extraño de la pareja muchos suelen quedarse con el interrogante de ¿le digo o no le digo? ¿Qué hacer? Lo más sano para la relación es que las cosas sean explícitas, se hablen, que haya un diálogo. Es dañino si empiezas a guardarte las cosas, a imaginarte algo que no está sucediendo. La persona que no habla en el momento preciso le va sumando elementos a la historia cuando no necesariamente pueda ser así.

Lo más sano es sentarse y decir: ¿por qué estás llegando tarde? ¿Quieres que te acompañe?

Si en el momento del diálogo no satisfacen las respuestas, ¿qué hacer? Si hablas con la persona pero ves que la respuesta no es una explicación real lo mejor es esperar a que se dé el cambio a favor. De no hacerse, es importante volver a hablar y decir: ¿Qué pasa?, ya habíamos hablado de lo mismo y sigues con el mismo comportamiento.

Si no encuentras una transformación o te das cuenta de que lo que le dices a él o a ella no le interesa, es señal clara de que no mereces estar con esa persona, que no estás o no existes para él o para ella.

¿Un grave error puede ser abordar a la otra persona que se acerca a la pareja?Sí, ese es uno de los grandes errores porque debes tener claro que como pareja no tienes derecho a invadirle el espacio personal al otro y mucho menos a una persona externa a tu relación.

Puede que intuyas algo pero es solo una intuición, no importa que el otro o la otra se acerquen, pues todos pueden acercarse a tu pareja.

 

“Le digo o no le digo…”

¿Siente que durante las últimas semanas ha perdido la calma que la acompañaba por esa sospecha de un posible acercamiento de su pareja hacia otra persona?

¿Le parece que tienen más confianza de la esperada, que las manifestaciones de afecto son más que evidentes, que hay demasiadas llamadas frecuentes y encuentros inoportunos que le generan duda?.

¿No sabe si decirlo o contenerlo para no parecer una celosa enfermiza.

Ante la anterior escena, la psicóloga Laura Marcela Torres explicó que lo más importante es no permitir que vuele la imaginación, sino al contrario, confrontar mediante la aplicación de buenas estrategias comunicativas.

La profesional recomienda un buen lugar para hablarlo, un buen momento y una buena charla controlando la ira.

Si no le resulta sincera la respuesta, lo mejor es que lo manifieste de inmediato y no se quede pensando “este me vio la cara de boba”.

La profesional explica que es importante proceder con palabras como “no insultes mi inteligencia” sin alterarse o utilizar un término tranquilo para ir tras esa explicación que usted quiere escuchar.

De no lograrlo es porque está fallando la comunicación.

Incluso algunas parejas lo hacen y terminan riendo o aplicándole humor a la situación para evitar resentimientos o recelos.

LISTA

Es bueno preguntarse

1¿Está manejando en su relación conceptos de propiedad, de cuidar el territorio, de exclusividad?

2¿Los cambios o actitudes en el otro que no estaba acostumbrada a ver son señales de infidelidad verídicas? Dese el beneficio de la duda.

3¿Es capaz de controlar esos pensamientos de enojo o ira por sentirse desplazado o reemplazado?

4¿Su comunicación tiene ataduras o temores a represalias?

LISTA

Errores que no debe cometer

1Guardarse las cosas.

2Hacer un reclamo en un momento inoportuno y de la manera menos adecuada.

3Pedirle explicaciones a la pareja.

4Limitarle a la pareja el espacio personal.

5Inmiscuirte o empezar a buscar cosas donde no las hay.

 

LISTA

Si sufre de celos a morir

Algunos aplican el lema “Celosa sí y de boba ni un pelo”. Las personas que viven celando constantemente tienden a tener este tipo de personalidad

1 Dependencia emocional.

2 Redes sociales de tres o menos personas (no tienen amigos).

3 Conceptos del amor y forma de expresión errados.

4 Falta de madurez emocional.

5 Incapacidad para expresar y dar a conocer al ‘

6 ‘otro’ su presunción de infidelidad.

7 Sin habilidades comunicativas.

8 Estandarizan comportamientos de género aprendidos socialmente.

9 Falta de conocimiento de su pareja y del entorno social inmediato que lo rodea.

 

LISTA

¿Cómo decir eso que tanto le incomoda?

Si usted empieza a sentirse incómodo frente a una actitud inusual de su pareja debe seguir las siguientes recomendaciones hechas por la psicóloga Laura Marcela Torres, especialista en terapia de pareja:

1 Desarrollar madurez emocional que significa controlar las emociones como el enojo y la ira para solucionar o aclarar las dudas no confirmadas.

2 Reconocer los límites del ‘yo’ sobre el ‘otro’. (Respetar espacios).

3 Evaluar y verificar las presunciones de desconfianza antes de enjuiciar al ‘otro’.

4 Buscar asesoría  de un terapeuta de pareja si padece de este síndrome, y por sus efectos no se puede mantener vigente las relaciones.


test

Señales de estar cayendo en un mal juego de celos:

1. ¿Últimamente ha notado que emite hacia su pareja miradas prolongadas, analíticas y sin razón justa?

2. ¿El sentimiento que embarga en estos momentos su relación es de desconfianza?

3. ¿En reiteradas ocasiones sus intentos de comunicación terminan en discusiones con su pareja?

4. ¿Si se detiene a analizar parece un juez ante el otro y sus comportamientos, palabras dichas o no dichas?

5. ¿Asegura a los cuatro vientos que usted no siente desconfianza hacia él o hacia ella cuando es evidente su inseguridad?

6. ¿En reiteradas ocasiones ha dicho que lo mejor es dejar así la relación y alejarse?

7. ¿Ya empezó a buscar un detective privado para que siga a su pareja, pues no se atreve a decirle de frente qué es lo que pasa?

Resultado: Si respondió de manera afirmativa las siguientes preguntas es el momento de replantearse si el lema “celosa no, pero tampoco boba” es tan sólo una excusa que usted utiliza para escudar sus celos enfermizos. Debe empezar por ser sincera con usted misma y si no puede sola buscar ayuda terapéutica.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad