Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
21ºC
Actualizado 07:36 pm

Duelo del alma | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-15 05:00:00

Duelo del alma

Duelo del alma

Jorge Villamil y Jaime R. Echavarría, dieron alta medida en la expresión de una sensibilidad romántica sobre amores, paisajes y acaeceres de la vida colombiana. Sus canciones son expresión histórica de una forma de ser de nuestros pueblos y de la entrañable afinidad con su geografía. Los bambucos, boleros, torbellinos y sanjuaneros, encontraron en la inspiración de estos maestros el registro auténtico de las comunidades que tuvieron la fortuna de ser acogidas en sus composiciones.

Santander ha sido cuna de brillantes cultores del folclor andino, alimentado por la vibrante sonoridad de tiples, guitarras y bandolas. En la ejecución de estos instrumentos, se ha consolidado en nuestro medio un saber de notable virtuosismo, y el cultivo de una sensibilidad musical de hondo calado.  Así se ha constituido una tradición de profundos arraigos, que encontró en el arte de Los Hermanos Martínez memorable interpretación de creaciones, en las cuales tantos y tan talentosos compositores dieron su más alta medida en la expresión de nuestro sentir. Jorge Villamil y José A. Morales, entre otros, hallaron en las voces de este dueto la exacta forma de sus notas musicales y, algunas de sus canciones son himnos de nuestra representación, tal como ha ocurrido con Pueblito viejo, Campesina Santandereana, Si pasas por San Gil… para sólo mencionar algunas.

Ojalá con la muerte de estos notables artífices de nuestra música, no mueran sus canciones. Porque estas desapariciones también dejan entrever los signos de un proceso que, poco a poco, ha venido desplazando hacia las márgenes, caras expresiones de nuestro folclor. Otras importantes sonoridades están emergiendo como el síntoma de la cancelación y, al mismo tiempo, de la natural apertura hacia innovadoras formas de manifestación musical que afloran como fruto de una existencia más cosmopolita y de nuevas vivencias, emanadas desde las corrientes del mundo por las tecnologías y las realidades de una sociedad que hoy circulan con mayor avidez por los avatares de la globalización.

Nos corresponde entonces saber valorar este legado y preservarlo con el sentido que da la fuerza de su autenticidad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad