Obsesión con el cuerpo: ¿por qué? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-16 05:00:00

Obsesión con el cuerpo: ¿por qué?

Según el psiquiatra Jorge Tek, la dismorfobia está caracterizada por “la cantidad de horas que los potenciales pacientes invierten en pensar en los defectos corporales que tienen, aunque éstos sean frutos de su imaginación”.
Obsesión con el cuerpo: ¿por qué?

Añade que las personas con este padecimiento “suelen mirarse continuamente al espejo que les devuelve una imagen distorsionada de la realidad y también es muy frecuente que le pregunten constantemente a la familia y los amigos sobre su aspecto físico”.

Quienes padecen de este trastorno con frecuencia evitan el contacto social, tienen miedo de verse en el espejo, o por el contrario, se miran obsesivamente para encontrar defectos constantemente.

Según Pablo Avendaño, quienes sufren dismorfobia con frecuencia se centran en la forma de cara, sus genitales, arrugas, dientes, pecho, nalgas, cicatrices, asimetría facial, vello facial, labios, nariz.

“Los hombres se preocupan generalmente de los genitales, mientras que las mujeres suelen preocuparse más con su cara, pelo y pecho”, señala Avendaño.

Por supuesto, permanecer pendiente del físico y de los defectos del cuerpo deteriora la calidad de vida.

“A veces incluye el evitar aparecer en público e incluso ir a trabajar, comportamiento como salir de casa sólo de noche para no ser vistos o no salir en absoluto, llegando al aislamiento social”, puntualiza Avendaño.

LISTA

Acepta tu cuerpo

1 Cuando se mire desnuda (o) al espejo, busque cosas positivas y no negativas con respecto a su cuerpo.

2 Repítase mentalmente que le gusta su apariencia.

3 Establezca sus propios hábitos alimenticios, que sean sanos, pero que se ajusten a lo que más le convenga.

test

¿No me gusta mi cuerpo?

Las siguientes son preguntas diseñadas por los especialistas para entender si es posible padecer de dismorfobia:

1. ¿Ha estado preocupado por su imagen corporal constantemente?

2. ¿Qué preocupación le produce su imagen corporal?

3. ¿Desearía que su preocupación fuera menos?

4. ¿Piensa mucho en ese defecto que le incomoda?

5. ¿Gasta mucho tiempo pensando en sus defectos?

6. ¿Su defecto le causa estrés?

7. ¿Usted llega a tal punto de sentirse acomplejado por sus defectos en exageración?

LISTA

Síntomas

1 Preocupación excesiva o malestar por defectos mínimos o inexistentes.

2 Problemas en actividades diarias, p. ej.: evitación laboral o social.

3 Rascarse a piel.

4 Camuflarse los supuestos defectos.

5 Aseo excesivo, preguntar repetidamente sobre su aspecto.

6 Pensamiento referencial.

7 Insatisfacción con tratamientos dermatológicos o quirúrgicos previos.

8 Solicitudes inusuales o excesivas.

9 Creencia de que el procedimiento cosmético/estético/quirúrgico transformará su vida y resolverá todos sus problemas.

LA VOZ DEL EXPERTO

¿Por qué no nos gusta nuestro cuerpo?

rICARDO PENA

Psicólogo

Según el psicólogo Ricardo Pena, las siguientes son algunas de los factores que generan dismoforbia:

Los cánones de belleza actuales. Estamos acostumbrados a tener como referentes de belleza la delgadez, la altura, una nariz y orejas pequeñas, un rostro agradable y en el caso de las mujeres, un pecho grande.

La creencia de que únicamente podemos gustar si entramos dentro de los cánones, dejando de lado aspectos muy importantes como la inteligencia, tener una buena conversación, tener sentido del humor...etc.

Basar nuestra felicidad, confianza y autoestima en el físico. Con esto me refiero a que mientras alaben nuestra apariencia nos sentimos bien, confiados y seguros con nosotros mismos, pero si por el contrario, alguien nos dice: “Hoy te veo feo/a”, comenzaremos a desconfiar y a deprimirnos.

 

LA VOZ DEL EXPERTO

iNMACULADA D. sERNA

Psiquiatra

“La distorsión acerca de la propia imagen es relativamente frecuente, pero depende del grado y repercusión en otras áreas de la vida para que adquiera una dimensión patológica; existe dificultad para establecer el punto de corte entre lo normal y lo anómalo, y por eso resulta necesario fijar criterios diagnósticos y una definición operativa clara. El ideal de belleza y su significación va cambiando a lo largo de la historia. En algunos grupos intelectuales, la preocupación excesiva por la musculatura, la forma corporal o el deporte se veían antes como propio de personas menos interesantes, de escasa inteligencia o con poca atención hacia los valores intelectuales. Ahora, la musculatura se asocia con vigor y salud y se aleja de la estética de la época romántica -delgados y pálidos-, o del cuerpo de perfección clásica”.

Diana rodíguez

piscóloga

“Es normal que en ocasiones nos disguste alguna parte de nuestro cuerpo, quizá nuestra nariz o nuestro abdomen, que lo sentimos más grande de lo que nos gustaría; es más, podríamos decir que siempre existe algo con lo que no estamos de acuerdo, y que, tal vez, con un poco de esfuerzo lo podamos modificar o aceptar. Pero existe un trastorno llamado dismorfia corporal (TDC), o Dismorfofobia el cual consiste en una exagerada obsesión por un defecto físico apenas perceptible o que, incluso, puede ser imaginario. Las personas que presentan esta enfermedad, realmente, se sienten feas o defectuosas, a pesar de lucir normales. Estas personas se fijan exageradamente en algún detalle de su cuerpo el cual consideran como un defecto que es visto por todos, sienten que son horribles ante los demás, al grado de que se encuentran en un estado constante de sufrimiento, llegando a provocar un grado de incapacidad, como es aislamiento social, por el miedo a que su ser defectuoso sea visto”.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad