Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
21ºC
Actualizado 05:22 pm

Entre las únicas del mundo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-17 05:00:00

Entre las únicas del mundo

Entre las únicas del mundo

Sin embargo y de manera lamentable, varias de las características negativas se han intensificando en lo últimos tiempos, sin que las diferentes administraciones ni autoridades competentes hagan lo más mínimo por revertir la tendencia.

De hecho, parecen incluso no darse cuenta de su existencia.

Es que la capital de los santandereanos junto con su área metropolitana es de las únicas donde, por ejemplo, existe una sola autopista para unir a dos de los municipios con más población en el departamento, como Bucaramanga y Floridablanca, y en la mitad de la misma, en el carril que lo deseen, los taxistas pueden detenerse cuando y donde quieran a recoger pasajeros. De la misma manera, invaden junto con incontables motocicletas los espacios destinados a la circulación de los buses del sistema integrado de transporte masivo, sin tener que enfrentar consecuencia alguna.

Pero eso no es todo. Una buena sección del centro de la ciudad no cuenta con andenes, es decir, las puertas de las casas dan directamente a la calle por donde circulan automóviles y buses, a la vez que las normas de tránsito son el rey de burlas por parte de conductores del servicio público y las motos, ante los ojos complacientes de las autoridades.

Autoridades que igualmente brillan por su ausencia en otros aspectos trascendentales en la vida de cualquier urbe que se precie de ser civilizada, como mantenerla medianamente limpia, cosa que hace bastante tiempo no ocurre en Bucaramanga.

De hecho, otra de las singularidades da cuenta de un récord difícil de obtener.

Sí. Y es que a pesar de contar con las leyes y disponer del factor humano investido de autoridad que fácilmente podría velar por su cumplimiento, la capital de los santandereanos cuenta con la dudosa distinción de no haber impuesto ni una sola multa o ‘comparendo’ a alguno de los miles de individuos sin una gota de civismo, que disponen de su basura en calles y avenidas.

Por ese cúmulo de razones, es que el tráfico se ha vuelto caótico y la falta de higiene de algunas de sus zonas evocan ciudades de la India o el África subsahariana.

En síntesis, hay que insistir hasta la saciedad: la calidad de vida de la ciudad se encuentra en caída libre y hasta el momento no hay quién se apersone del problema que, valga decirlo, es más grave de lo que cualquiera pueda llegar a imaginarse.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad