Oasis | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-17 05:00:00

Oasis

Hay pocos nubarrones en tu cielo si te dedicas con determinación a pulverizar las dudas y alejas los miedos.
Oasis

La clave está en acrecentar día a día la confianza en ti, en Dios, y apoyarte en una fe inquebrantable.

La fe crece con actos de fe así como una catedral se levanta ladrillo por ladrillo, con paciencia y entrega.

Valora tu diálogo interno y aprovecha el poder de las afirmaciones persistentes:

Creo, valgo mucho, soy capaz, sí se puede, lo voy a lograr, Dios está conmigo, Dios es mi fuerza.

Convierte esas frases en una especie de anclaje al repetirlas sin cesar con profunda convicción.

La fe es una planta que requiere agua y cuidados: buenas lecturas, contacto con Dios, buenos modelos.

La fe es la fuerza de tu vida. Siempre puedes hacer mucho más de lo que crees.

****

Un buen amigo médico suele repetir esta inquietante frase: “Donde no hay amor hay tumor”.

No siempre es verdad, pero muchas veces se cumple al pie de la letra, sobre todo por falta de amor a nosotros mismos.

Hay quienes se olvidan de sí mismos por pensar en los demás, en especial muchas mamás absorbentes.

No descansan, se tragan todo, no disfrutan, no se quieren y su cuerpo les pasa una dolorosa factura.

Pero también hay hombres incapaces de decir No, y obsesionados por complacer a los demás.

En otras ocasiones un cáncer destapa rencores y culpas atorados en el alma y en el cuerpo energético.

De ahí que sea tan importante amarnos y ser capaces de fijar límites, aunque a otros no les guste.

Jesús no dijo “ama a los demás a costa de ti mismo, él dijo: ama a los otros COMO A TI MISMO”.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad