Mié Dic 7 2016
19ºC
Actualizado 07:23 am

Ten dignidad, si te dejó que más da | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-18 05:00:00

Ten dignidad, si te dejó que más da

No permita ser esa villana de las telenovelas mexicanas que se tira al suelo, llora y si es posible se aferra a la pierna de su novio para que no la deje.
Ten dignidad, si te dejó que más da

¿Se imagina usted en esa escena bochornosa?

Si es de las personas impulsivas que suele actuar sin importar que esté en un escenario público, que es capaz de desgarrarse las vestiduras, golpear el piso y cuanto esté a su paso mientras le dan explicaciones del por qué la relación sentimental concluyó, es importante que empiece a mirar la escena como un espectador.

Si en algún momento se ha negado a admitir que la dejaron, póngale “pause” al momento. Debe ser capaz de mirar desde afuera en dónde ha quedado su dignidad, su orgullo.

Es el momento de darle “rew” a la película y cambiar totalmente de actitud.

Si en algún momento de su vida le dicen “esto no funcionó”, perfecto, levante la cara, evalúe en qué falló; no está mal hablar del por qué de la decisión, y al final acepte la ruptura.

Eso hablará muy bien de usted y de su madurez emocional, pero ante todo de cuanto se quiere y se valora.

preguntas y respuestas

Dora Herrera

Facilitadora de desarrollo personal

¿Cómo podríamos definir dignidad? La dignidad es aquello que me conecta con mi esencia, es el reconocimiento de lo que soy, valgo y merezco. Mediante esa valoración existencial le apuesto a todo lo que me nutra y  me lleve a alcanzar realmente lo que quiero y no lo que el otro quiere de mí.

¿De qué manera una persona puede cambiar ese esquema de mendigar afecto? Comprendiendo la situación, teniendo la capacidad de cerrar los ciclos, de decir “hasta aquí no más porque me estoy lastimando”.

Una persona debe tener la fuerza de mirar a los ojos al otro, pero si no la tiene, de liberar esas emociones escribiendo o con ayuda de un terapeuta si es el caso. De no ser capaz de soltarlo, la persona no podrá seguir avanzando. Es importante aceptar con dignidad que eso ya no le pertenece. En la medida en que no haga el duelo, no podrá seguir creciendo, no podrá ser un hombre o una mujer fluidos sino llenos de resentimientos y con creencias como “ya no valgo para nada”.

LISTA

Ojo con cometer esos errores

1 ¿Por qué no lo intentamos de nuevo? “Mira que yo voy a hacer todo cuanto pueda por agradarte, por hacerte feliz, no tendrás queja de mí, sólo dime qué quieres, qué esperas y eso haré”. Estas pueden ser palabras que hacen parte del discurso de una persona que se niega a aceptar que las cosas no van más, que la relación está desgastada y que no hay nada qué hacer.

Por eso son capaces de prometer cielo y tierra para que no los dejen.

2 Me niego a creerlo. Pregúntese qué es lo que tanto se niega a aceptar. El amor no es como un seguro de vida que lo compra y puede reclamar todo el tiempo por un beneficio a su favor. El amor se transforma, se modifica o se acaba.  Deje de estar buscando tantas respuestas que nunca llegarán a todos los interrogantes que surgen en su cabeza como ¿por qué me dejas así como si nada?

3 Necesito que me lo expliques una y mil veces. A veces no hay razones o algunas veces si existen, pero el otro no las dice por miedo a lastimar.

Por eso no trate de pedir explicaciones, que le digan paso a paso por qué la dejan. Aunque duela es importante que respete la decisión del otro y que tenga en cuenta que para que haya amor se necesitan dos. Si ese otro ya no lo tiene, no hay que hacerse daño a usted misma o mendigar afecto.

4 Terminaste tú conmigo, pero yo contigo no. Son personas que se niegan a admitir que el otro es parte de su pasado y siguen acechándolo, buscándolo, llamándolo cantidades de veces. Incluso son capaces de abrazarlos en lugares inesperados, besarlos y de paso preguntarles con una sutil frase ¿amor, por qué estás tan perdido y no me has llamado?

Es importante que pase a revisar qué tan mal puede estar su dignidad.

Situaciones así pueden generar reacciones fuertes por parte del otro y frases que la lastimen aún más como: “déjame hacer mi vida”, “búscate amigos” o “por eso te dejé, por loca”.

5 El amor lo soporta todo. Muchas personas terminan asumiendo el papel de víctimas con tal de que no las deje su pareja. Para ellas el amor todo lo soporta, por eso sin ser culpables de nada son capaces de arrodillarse en público ante su pareja para que no las deje. Lloran, hacen pataleta, persiguen a su pareja cuando se levanta de la mesa y las deja solas. Eso y muchas más humillaciones son capaces de soportar por falta de dignidad.

preguntas y respuestas

Dora Herrera

Facilitadora de desarrollo personal

¿Cómo podríamos definir dignidad? La dignidad es aquello que me conecta con mi esencia, es el reconocimiento de lo que soy, valgo y merezco. Mediante esa valoración existencial le apuesto a todo lo que me nutra y  me lleve a alcanzar realmente lo que quiero y no lo que el otro quiere de mí.

¿De qué manera una persona puede cambiar ese esquema de mendigar afecto? Comprendiendo la situación, teniendo la capacidad de cerrar los ciclos, de decir “hasta aquí no más porque me estoy lastimando”.

Una persona debe tener la fuerza de mirar a los ojos al otro, pero si no la tiene, de liberar esas emociones escribiendo o con ayuda de un terapeuta si es el caso. De no ser capaz de soltarlo, la persona no podrá seguir avanzando. Es importante aceptar con dignidad que eso ya no le pertenece. En la medida en que no haga el duelo, no podrá seguir creciendo, no podrá ser un hombre o una mujer fluidos sino llenos de resentimientos y con creencias como “ya no valgo para nada”.

Si te vas, que más da

1. Empiece a invertir en usted mismo.  Pero no solo invertir en dinero sino en tiempo. Olvide que usted nunca tiene o no le alcanza. Invierta en fuentes que lo nutran, en buenos libros, en rodearse de personas que admira por lo que han alcanzado y logrado.

2. Busque esos modelos asertivos. Esas personas que a corta edad tienen los pies puestos sobre la tierra. Invierta en talleres, en cursos que le entreguen pautas para fortalecer sus habilidades. Invierta de la piel hacia adentro.

3. Refuerce sus creencias espirituales, eso le ayudará a fomentar sus valores y le dará fuerza para continuar sin esa persona.

 

LISTA

¿Un poquito de orgullo?

1 Reconozca que esa persona le está negando la posibilidad de volver.

2 Tenga claro que las cosas no funcionaron.

3 No olvide que usted tiene cosas muy buenas y que eso la identifica ante los demás.

4 Si siente ganas de llamar o buscar a esa persona, traiga a su recuerdo esas situaciones que la hicieron sentir mal. Eso le ayudará a fortalecerse como persona.

5 Recuerde que usted es muy valioso. Por eso borre los números de su celular, el contacto del correo y todo lo que lo lleve a llamar o buscar a esa persona.

6Tómese un tiempo prolongado para aceptar la ruptura.

7 Realice ejercicios de relajación, deporte, amplíe su círculo de amigos y programe actividades que le generan tranquilidad.

 

preguntas y respuestas

Sonia Pacheco Rojas

Psicóloga

¿Qué factores pueden incidir en que una persona ruegue y se arrastre por otra?

La primera es evidentemente la falta de autoestima, de quererse a sí mismo, de valorarse como ser humano. Lo segundo es ese temor a perder costumbres y tener miedo a estar solo; el ser humano comete errores y crea dependencia a un sentimiento, a una persona hasta el punto de crecer a la sombra de ella. Esa dependencia hace que cuando el otro diga “no más” la persona sienta morirse. En el fondo lo que le está generando es una gran inseguridad, por eso no es capaz de superar el rompimiento.

El tercer punto tiene que ver con la falta de afecto, esos vacíos, el no haberse sentido aceptado o querido. Por eso cuando se da una posibilidad de romance la persona suple esa necesidad y cree que sin el otro volverá a sentirse vacía y abandonada.

Algunas personas terminan aceptando la culpa, diciendo que cambiarán, que aceptarán determinadas propuestas con tal de que la persona no se aleje.

Sí, es algo humillante, es doblegarse, menospreciarse como persona. Son los que se creen que no valen por lo que son sino por lo que el otro les atribuye. Le dejan su estabilidad al otro, permitiendo ese vínculo de dependencia.

Ante esa situación es importante ser digno y tener claro que una separación a veces es lo mejor; de no aceptarlo empezarán las frustraciones emocionales, afectivas. Por eso es tan importante afrontar las situaciones y no evitarlas.

¿Mendigando amor?

Nunca lo aceptaría. Mendigar amor para usted es humillarse, sentir que no vale nada, que no tiene a nadie más si esa persona se va, que no cuenta con las capacidades suficientes para decir, “vete, mi vida sigue sin ti”.

Los profesionales explican que las personas que mendigan amor no han recibido el suficiente afecto en su vida, no tienen la confianza de  merecer ser felices, no se valoran y al contrario acuden a la lástima y la compasión para retener a alguien a su lado.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad