¿Respetamos la diversidad? | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

¿Respetamos la diversidad? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-31 23:58:20

¿Respetamos la diversidad?

¿Respetamos la diversidad?

Lo dicho es especialmente notorio cuando se trata del respeto por la naturaleza, de la valoración del ser humano o de la supuesta tolerancia ante lo diverso.

Dejando de lado tales expresiones ¿creemos realmente en la importancia de la diversidad? ¿Estamos convencidos de que las personas que son diferentes a nosotros merecen las mismas condiciones de que disfrutamos? ¿Somos tolerantes ante la diversidad racial, religiosa, política, de costumbres o de preferencias sexuales?

Para descargar parte de la responsabilidad que seguramente tendremos si las respuestas a los anteriores interrogantes son negativas, debemos señalar que los casos de intolerancia abundan en la vida ciudadana, aun en las más altas esferas, constituyendo deplorables ejemplos para toda la población.

Veamos lo que está sucediendo en las elecciones de los Estados Unidos: como el candidato demócrata es de raza negra, no sólo sus naturales contradictores del partido republicano harán hasta lo imposible para que no llegue a la Casa Blanca, sino que un grupo numeroso de demócratas - 5 millones de electores - posiblemente votará en su contra o al menos se abstendrá de apoyarlo, esgrimiendo como disculpa cualquier otro tipo de razones. Poco valdrán la solidez de sus planteamientos o su reconocido carisma.

¿Qué está sucediendo en la política colombiana? Desde los bandos que se han creado a raíz de la fatídica polarización llueven rayos y centellas contra los que piensan diferente. El presidente Uribe y sus seguidores incondicionales descalifican a la oposición con toda clase de críticas y no tienen problema en estigmatizar a la rama judicial, porque, según sus palabras, “Muchas veces el silencio conduce a la impunidad política y por eso el gobierno responde”; al mismo tiempo los opositores, abiertos o embozados, no cesan en sus permanentes ataques a múltiples actuaciones del gobierno o al estilo personal, tanto del presidente como de los ministros. Es la intolerancia llevada a su máxima expresión, con el agravante de que se difunde profusamente.

Aún peor es que no se perciben señales realmente verosímiles de reducción de intensidad en la confrontación, ni en la forma, ni mucho menos en el fondo; a pesar de algunas voces sensatas - como la del vicepresidente - que claman por un desarme de los espíritus y el enarbolamiento de banderas blancas.

Por si fueran pocas las dudas acerca de un futuro clima de tolerancia, no podemos olvidar la inminente posibilidad de una segunda reelección presidencial, con su natural afianzamiento en la promoción de un pensamiento homogéneo, el cual siempre excluirá y combatirá a otras formas de concebir el manejo de los asuntos públicos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad