Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
24ºC
Actualizado 11:44 am

Ganar y perder | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-18 05:00:00

Ganar y perder

Cuando alguien acomete con decisión y juicio una empresa, a lo que aspira es al éxito.  Esto es lo normal y cotidiano en la vida de las gentes, por discreto que sea el propósito.  Por lo tanto habrá unos que ganen y otros que pierdan; en ambos casos los individuos deben saber administrar tales situaciones y soportar pacientemente su suerte.
Ganar y perder

Si se trata del ganador, es más cómodo celebrar un triunfo: al carro de la victoria se suben todos, aún los perdedores buscando a última hora los mendrugos que arrojan los ganadores. Pero allí también arriba la peor plaga: la de los aduladores que medran al lado de los derrotados. Esta sociedad que forma a medias en estos valores, sólo ha educado a las personas para reconocer a los ganadores, al ser los únicos que tienen la posibilidad de ofrecer algo, aunque sólo sea generar esperanzas. Al triunfador debemos recordarle un pensamiento del escritor inglés Oscar Wilde quien decía que en la vida del hombre hay dos tragedias: luchar por conseguir algo, y otra conseguirlo. Por ello hay que saber administrar la victoria porque la condición humana siempre querrá un poco más.

La otra categoría es la de los perdedores; para ellos la sociedad les destina en muchos casos el olvido cuando es generosa y en otras la crítica por sus comportamientos que los llevaron al fracaso. A nadie le gusta que lo derroten, mucho menos cuando de lo que se trata es de lograr cargos con poder para manejar o manipular a las personas y al erario. Sin embargo la gallardía para asimilar un fracaso, refleja el valor y la grandeza de las personas. Hay individuos que posan de líderes y a la primer derrota se derrumban, dedicando su tiempo a partir de ahí a rumiar su pérdida y a descalificar a sus ocasionales contendientes. Deben aplicar la filosofía de Maturana: “perder es ganar un poco”. La vida no se puede concebir sólo como un carrusel de triunfos pues es preciso haber sido derrotado varias veces para soportar la victoria.

Estos razonamientos resultan oportunos a pocos días de culminar un trascendental proceso electoral en el país que cierra el ciclo para algunos, y exige reflexiones para otros, que deberán sopesar con la suficiente ponderación en qué parte flaquearon sus estrategias y por qué no se entendieron sus mensajes.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad