Enfermos difíciles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-18 05:00:00

Enfermos difíciles

No es raro que el hombre moderno sea un enfermo dif√≠cil y sobre todo, mal visitante de enfermos. Es un enfermo dif√≠cil, porque padece en demas√≠a por el solo hecho de sufrir una indisposici√≥n pasajera, o bien una peque√Īa enfermedad que lo mantiene apartado de la actividad normal por unos d√≠as.
Enfermos difíciles

El hombre de hoy es un enfermo dif√≠cil porque nadie lo ha preparado, ni √©l se ha preocupado por tomar medidas y pertrecharse para el d√≠a que, como ser contingente y vulnerable que es, nace, crece, enferma, se reproduce y muere, deba hacer un alto en la vida, obligatorio, teniendo dentro de su presupuesto que nunca se iba a enfermar y qu√© realidad tan dura cuando uno piensa todo el tiempo necesario y m√°s que suficiente con una constataci√≥n terrible de que ¬ďel mundo conmigo o sin m√≠ marcha lo mismo y mejor¬Ē, a causa de un virus, una enfermedad o un posible accidente.

El hombre moderno, de momento, no ha aprendido a hacer acopio de fuerzas ni se ha ejercitado en algunas virtudes para hacer frente al d√≠a en el que, el dolor, vecino m√°s humano que tenemos los humanos, pueda llamar a nuestra puerta. El hombre y la mujer de nuestros d√≠as conf√≠an demasiado en s√≠ mismos y en la t√©cnica; piensan que esta √ļltima les va a solucionar los problemas m√°s √≠ntimos y personales -vana ilusi√≥n- y no prev√©n c√≥mo se enfrentar√°n con ellos, con los de dimensi√≥n espiritual, el d√≠a que les toque su raci√≥n o porci√≥n de sufrimiento, de dolor, de abandono, de soledad, de angustia.

Debemos reconocer que nos falta la dimensión espiritual, la fortaleza del Evangelio, la paciencia del santo Job, la humildad de la paloma, la astucia de la serpiente, la fe y la esperanza de los fuertes, para superar con dignidad y no con resignación, con elegancia y paz interior las horas duras y amargas, los momentos difíciles, los días de enfermedad, el tiempo que la sociedad nos parqueará en una cama de un hospital, clínica o en cualquier otro lugar elegido para ello.

De ah√≠ que debemos prepararnos interior y espiritualmente, pues el tiempo es lo m√°s justiciero que hay. No perdona a nadie ni a nada. Qui√©rase o no, necesitamos de un buen bagaje espiritual; es importante saber amarnos por dentro; urge una vida interior lo suficientemente fuerte para afrontar sin miedos las horas ¬ďnegras¬Ē. Importa y mucho saber conformar nuestra voluntad con la de Dios, nuestro Padre.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad