El líder | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-01 00:02:58

El líder

¬ŅQu√© tiene que hacer un l√≠der pol√≠tico? Dar la sensaci√≥n de fortaleza, de confianza y seguridad en s√≠ mismo, en sus palabras, en sus gestos como los ensayaba Hitler,
El líder

para impresionar m√°s a su auditorio de uniformados. Nunca viene mal que un l√≠der pol√≠tico sea profundamente honrado, pero ninguna cualidad privada sirve de nada si el ciudadano no percibe que ese se√Īor al que cree el l√≠der, ser√≠a capaz de salvarle en una cat√°strofe, en una situaci√≥n de riesgo colectivo, sin aspavientos, sin mentiras.

La fortaleza del pol√≠tico debe estar lo m√°s alejada posible de los gritos y los pu√Īetazos en la mesa, sin demostrar que es pendenciero, sin ser bravuc√≥n, sin dar se√Īales de rabia que en la mayor√≠a de los casos s√≥lo ocultan un miedo consolidado. La c√≥lera hay que administrarla en voz baja, como se hace con la letan√≠as, como rezando un largo rosario, como en un entierro. Por otra parte, un l√≠der pol√≠tico debe usar casi todo su talento en escoger a sus colaboradores y expertos en cada materia y el resto en escuchar al m√°s inteligente y hacer cumplir lo que √©ste le aconseje sin dar se√Īales de duda o vacilaci√≥n. Mandar es un instinto. Se tiene o no se tiene.

Es un don animal, que equivale sentirse amo de una camada. Quien carece del gen de mando, al dar una orden, se lleva un susto si le obedecen. Cuando se tiene poder y autoridad, gobernar es una cuesti√≥n de olfato. Son muy famosos los consejos de Maquiavelo: si no eres amado, procura al menos ser temido y si te ves obligado a hacer un da√Īo que √©ste sea contundente y r√°pido para que el ciudadano lo olvide pronto, pero a la hora de hacer el bien trata de dosificarlo lentamente, poco a poco, para que la opini√≥n p√ļblica lo entienda como una felicidad duradera.

En medio de la histeria que se est√° desarrollando desde los altos poderes del Estado, desde la Presidencia donde los asesores del Presidente reciben delincuentes que no son registrados, desde las Corte Suprema que responde a cada ataque con otro, desde la Fiscal√≠a (parece que no hubiera Fiscal o parece m√°s bien que estuviera m√°s interesado en ¬ďmentalistas¬Ē, en la lectura del tarot, etc.) , as√≠ como tampoco parece que hubiera Procurador porque solo act√ļa con lo inmediato, bajo presi√≥n, ante lo inevitable.

Ante todo este barullo nos podemos preguntar: ¬Ņqui√©n nos va a salvar de la cat√°strofe? Desconfiemos del que grite m√°s, del que odie m√°s, del que responda m√°s. Lo que necesita el pa√≠s es serenidad, tranquilidad, sosiego. Eso es lo que debemos buscar y eso es lo que deben hacer los altos poderes del Estado porque para eso est√°n, para preservar el pa√≠s.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad