Publicidad
Vie Feb 24 2017
22ºC
Actualizado 08:23 am

La verdadera reforma | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-18 05:00:00

La verdadera reforma

En columna anterior advertíamos algunas condiciones que deberían reunir los candidatos para escoger por quién votar. Nuestros contertulios nos advirtieron que no habían encontrado ninguno. Hoy proponemos como prueba de fuego, para que nos demuestren los elegidos que nos equivocamos, que presenten un proyecto de ley para reformar la Constitución prohibiendo la reelección de concejales, diputados y congresistas.
La verdadera reforma

Enumeramos algunos beneficios de incalculable provecho para nuestra democracia: -Empezamos por abolir el robo continuado al erario por interpuestas personas.- El tr√°fico de influencias se reduce a un per√≠odo, pero se evita que empleados p√ļblicos y contratistas sean herederos desafiantes per s√©cula de la propiedad del Estado.- Desaparecer√≠a la propiedad de las conciencias ajenas y los resabios y malas costumbres apenas durar√≠an un per√≠odo, tiempo muy corto para convertirlas en doctrina y patrimonio de una colectividad.-

Al trocarse la elecci√≥n de los miembros legislativos con los miembros ejecutivos,¬† se reducir√≠a la indebida injerencia en nombramientos, a medio per√≠odo.- Desaparecer√≠an los propietarios del destino del pa√≠s y los cargos p√ļblicos cuyos nombramientos dependen de dichas corporaciones, obedecer√≠an a un juicio menos corrupto de competencias.- La podredumbre en el proceso de consecuci√≥n de votos, enquistada en los que tienen como profesi√≥n el legislar,¬† desaparecer√≠a o al menos, disminuir√≠a,¬† porque nadie le ense√Īa al otro sus trucos, sus malabares y sus fechor√≠as.- Los buenos proyectos de ley aunque perjudiquen los intereses econ√≥micos de becados en corporaciones p√ļblicas, tendr√≠an un tr√°mite m√°s expedito.- Los vicios, malas costumbres y delitos de conocimiento p√ļblico, dejar√≠an de ser doctrina de comportamiento y manual de pertenencia a determinado rengl√≥n de la administraci√≥n p√ļblica.- Adem√°s de mantenerse en sus habituales costumbres malsanas e indignas sin que nadie los critique,¬† perder√≠an la afanosa b√ļsqueda de la jubilaci√≥n con elevad√≠simas pensiones desangrantes para el erario, por lo inmerecidas, injustas y deshonestas.

Existen innumerables ventajas m√°s para el pa√≠s y much√≠simas prebendas que perder√≠an los gamonales pol√≠ticos, due√Īos del solar, con la reforma propuesta. Esta no es la cura del c√°ncer; apenas su primera sesi√≥n de quimioterapia, pero, de los elegidos, racional o irracionalmente, ¬Ņqui√©n le pone el cascabel al gato?

Escritor  Ito

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad