Grímpolas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-19 05:00:00

Grímpolas

Un a√Īo, en las letras de Eduardo Caballero Calder√≥n, es volver al cl√°sico prosista nacional que el escritor enalteci√≥ a lo largo de su existencia, desde cuando en el Gimnasio Moderno fund√≥ la revista ¬ďEl Aguilucho¬Ē hasta sus obras rememoradas en oportunos editoriales y art√≠culos alusivos al ¬ďDiario de Tipacoque¬Ē, ¬ďEl Cristo de Espaldas¬Ē, ¬ďAncha es Castilla¬Ē y ¬ďSiervo sin Tierra¬Ē.
Grímpolas

Los Caballeros fueron y son, desde el principio de la Rep√ļblica, notables colombianos, involucrados en todo lo que ha sido de interesante para el pa√≠s y su desarrollo intelectual y material. Con Lucas, su hermano y Jaime Soto fundaron el radioperi√≥dico ¬ďContrapunto¬Ē que tanto se recuerda. Personalmente tengo de Caballero Calder√≥n la memoria de su vecindad a Garc√≠a Rovira en hacienda tocando a Capitanejo y en 1960 su cercana ubicaci√≥n a mi curul en el Congreso Nacional, donde se comprobaron excelencias de sus escritos y propuestas, as√≠ como su alergia al discurso oral. Caballero fue uno de los diez y seis representantes que llev√≥ Alfonso L√≥pez Michelsen afiliados al M.R.L.

Prologuista de la obra ¬ďJoven Caballero¬Ē, de su hermano Lucas, otra notabilidad del periodismo, dijo algunas cosas que reiteran la originalidad de su devoci√≥n literaria, de la que deseamos dejar aqu√≠ idea, transcribiendo los siguientes p√°rrafos: ¬ďEstas p√°ginas anteceden las que Klim, o Lukas, o simplemente Lucas mi hermano ha escrito para contar no s√© qu√© cosas. Son un pr√≥logo, s√≠, por en contrarse al comienzo de las suyas, pero no se refieren a una obra que voluntariamente no he querido leer para no perturbar el juicio ni enredar mis recuerdos.

¬ďPor eso ahora al comenzar a escribir sobre su personalidad literaria me asalta la sospecha de que quienes tanto lo admiran y lo celebran por haberle seguido los pasos durante treinta a√Īos, van a preguntarle qui√©n soy yo para meterme a presentarlo.

¬ďEn esto de leerse y releerse, curtidos por tanto tiempo de escritura incesante, Lucas y yo llegamos al punto de que una vez escrita y publicada nos aburre volverla a leer.

¬ďPermanece encerrado en su casa en bata y en pantuflas como un cangrejo ermita√Īo.

¬ďLucas ser√≠a acreedor al agradecimiento de millares de liberales morosos. A√ļn en los tiempos m√°s duros de la censura de prensa, cuando era casi imposible escribir en los peri√≥dicos, pues se ten√≠a la bota en la nuca y un esbirro en la oreja. Lucas se las ingeniaba para decir, sin decirlo lo que ten√≠a que decir¬Ē.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad