HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-19 05:00:00

HAGASE OIR

Elecciones espurias Bajos los supuestos de fraude, compra de votos, prebendas, amenazas y hasta embriaguez del Registrador nacional se tejen ahora, luego de los comicios del domingo 14 y toda esta maraña de falsedades y excusas han puesto no sólo las elecciones sino a toda Colombia en la mira del mundo entero.
HAGASE OIR

Y no es para menos. En un país civilizado y que se precia de tener una democracia consolidada y siendo un Estado de derecho, encontrarse en una situación tremendamente comprometida por su poca seriedad en el manejo de una actividad que hace parte del derecho y el deber ciudadanos de participar en la vida pública de la nación, no deja de ponernos en ridículo ante todo el mundo civilizado.

Hoy los partidos son como el futbol, repartidos en equipos que superan a estos y como en este deporte, juegan los que saben, y ganan los que son capaces de convertir al árbitro en el jugador doce. En la política es casi igual: se soborna a los votantes  para que no anoten goles o se les escape un autogol. A los jueces se les da billete para que se vuelvan ciegos y cobren las faltas inexistentes o se hagan los sonsos ante una pena máxima. Los equipos políticos jugaron el domingo, todos contra todos pero parece que los jueces de centro y de línea, no vieron ni oyeron nada de nada. Las faltas graves en plena área de candela se cometieron por todos los equipos y se vinieron a ver en la noche cuando la oscuridad ya no permite la visibilidad real. De noche todos los gatos son pardos, o negros mejor.

Si todo este tejemaneje no termina en una claridad meridiana, Colombia va de cabeza por un abismo sin fondo y las nuevas generaciones nos pedirán cuentas de la honestidad que les legamos y nos enjuiciarán porque nuestra seriedad democrática se perdió en la alcantarilla putrefacta de la miseria de quienes nos dirigen políticamente. No nos merecemos tanta desgracia.

Tobías Herrera Méndez

El mapa político

Eso es lo que me produce el tan trillado nuevo mapa político del País, después de las pasadas elecciones: indignación de ver cómo un partido de pacotilla creado hace tan solo tres meses y no propiamente por angelitos, a la sombra de una penitenciaría, logra una altísima votación y por consiguiente poner a sus marionetas en las respectivas curules.

Indignación de ver cómo senadores y representantes mediocres, apátridas, buenos para nada, ausentistas y expertos en las artes torcidas, repiten curul por tercera y hasta cuarta vez.

Indignación de ver cómo muchos colombianos se empeñan en  votar por verdaderos petardos y malandrines, que nada bueno han han hecho ni harán por el País. Si estos electores pensaran tan siquiera un instante en el gran daño que le hacen a la Nación al elegir a semejantes personajillos.

Pero lo que verdaderamente causa mas que indignación e ira es ver los raudales de dinero salido de todas partes menos de bolsillos limpios y honestos, utilizados para comprar votos, y que ninguna autoridad hubiese hecho algo al respecto.

Que los elegidos con votos comprados sigan festejando su gran triunfo, antes de posesionarse para robar, robar y robar, para recuperar la inversión. Dios mío, que indignación.

Francisco Ordóñez Clavijo

Desigualdad con educadores

En Colombia rige un Estado Social de derecho, en el cual predominan los Derechos  Constitucionales Fundamentales, y en forma categórica  el derecho a la igualdad. En el Artículo 23 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos reza: “ Toda persona  tiene derecho , sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual”; sin embargo, después de la vigencia del 2277/79, Estatuto Docente, los gobiernos  colombianos, inician la discriminación, mediante reglas que contradicen abiertamente la Constitución Nacional en relación a los salarios y prestaciones  socio-económicas de los educadores. La discriminación y la desigualdad  con los educadores se configura en situaciones así: unos  docentes son nacionales, otros nacionalizados, unos tienen derecho a la pensión gracia, otros no; a unos les reconocen la pensión de jubilación a los 50 años, a  otros a los 55; hay dos estatutos docente, en ambos persiste la mala remuneración y en el otro no hay estabilidad laboral, muchos educadores están  a contrato definido; las reglas  les confieren dos derechos a los  docentes para ascender en el escalafón por méritos académicos y ahora desconocen  el posgrado en ciencias de la  educación como requisito para el grado 14 y para ascender  por mejoramiento académico; desconocen que las cesantías  definitivas son de pago inmediato; después de más de 90 años de estar en vigencia la pensión gracia, ahora se percatan que no es pensión sino un estímulo económico, de ahí, no hay derecho para la reliquidación  en el evento del retiro definitivo.

Víctor Manuel Rangel Villarreal

Elecciones sin debate

Quedan muchas conclusiones y muchas dudas después de lo que vivimos el pasado domingo. Me gustaría haber visto unas elecciones donde previamente hubiera existido tiempo para el debate en igualdad de condiciones para todos los candidatos, como también la suficiente información de cómo diligenciar estos tarjetones tan confusos para muchos. Otra cosa que nos resistimos a creer los que le apostamos a las ideas, a la trasparencia; es el descaro con que se compran los votos, en Santander fue algo que se notó y lo más triste es que nadie dice nada, nadie denuncia y si lo hacen de ahí no pasa. El sistema actual de tarjetón se debe replantear y pasar a un voto electrónico o preferible la papeleta antigua donde cada persona lleva su candidato y no hay lugar a equívocos ni a nulos...

Iván Romero Gomez

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad