Verde, fértil y feliz | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
22ºC
Actualizado 09:51 am

Verde, fértil y feliz | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-20 05:00:00

Verde, fértil y feliz

Lo único bueno del domingo pasado fue que al paisaje colombiano retomó el color verde, sinónimo de vida y esperanza que tanto nos gusta. Ese día ganaron Antanas, Lucho, Peñalosa y ganó en Colombia una opción diferente a las que han gobernado a este país durante casi 191 años y que nos tienen friegue que friegue todos los fondos de todas las ollas.
Verde, fértil y feliz

Otra verde que ganó fue Gilma Jiménez, la promotora del referendo de cadena perpetua para violadores y maltratadores de menores, que logró cerca de 200 mil votos. Esto quiere decir que, afortunadamente, los colombianos aún consideramos a nuestros niños como un tesoro que hay que cuidar, proteger y salvar y que, como dijo Enrique Peñalosa, lo que queremos son “niños felices, deseados y abrazados”.

Todo esto es positivo y justo pero además del abuso y la violencia sexual, existen otros factores que inciden en la infelicidad y el no futuro de nuestros menores. Hay violencia contra los niños, por ejemplo, cuando se les arrebata gran parte del presupuesto destinado a su cuidado, nutrición y educación, para destinarlo a la compra de balas o tanques de guerra obsoletos que tienen por objeto justificar una fuerza que sólo sirve para esconder toda clase de desmanes.

Hay violencia contra los niños cuando su madre, su padre, o ambos, son despedidos del trabajo porque la empresa quebró o porque el presidente la vendió a un pulpo internacional en aras de la competitividad y de echarse una buena cantidad de dólares en sus bolsillos. Hay violencia contra nuestros niños cuando ni siquiera pueden recoger basura pues ese negocio solamente pueden explotarlo dos enanos de mejor cuna.

Hay violencia, absurda violencia contra nuestros niños cuando el Presidente propone pagarles para que se vuelvan sapos y hay la más despiadada de las violencias contra nuestros niños cuando a sus padres o hermanos las “fuerzas de seguridad” del Estado los raptan en cualquier esquina, los asesinan y disfrazan para hacerlos pasar por guerrilleros y justificar así el éxito de su cultura de la muerte. Y hay la más insólita de las violencias contra nuestros hijos cuando al responsable de esto, en lugar de mandarlo al infierno, lo escogen para presidente de la República.

Ojalá Gilma extienda su visión a estas y muchas más causas del problema para que el futuro de los niños deje de ser negro y se torne verde, fértil, feliz.

“¡El corazón se acelera cuando sabemos que es posible!”, Antanas Mockus

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad