Publicidad
Publicidad
Lun Dic 5 2016
19ºC
Actualizado 07:39 am

Democracia y participación | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-22 05:00:00

Democracia y participación

A lo largo de la historia de la humanidad, el hombre ha ensayado distintas formas de gobierno, buscando siempre encontrar la mejor manera de armonizar las relaciones entre los integrantes de una sociedad. Los primitivos mantenían organizaciones donde los clanes familiares soportaban la base de la autoridad que era transmitida de una generación a otra.
Democracia y participación

El enfrentamiento por las mejores tierras, cuando los pueblos dejaron de ser nómadas para buscar la explotación agrícola, trajo consigo el sometimiento de los perdedores, dando origen a la esclavitud que por tantos siglos atormentó a los marginados. Vino después el feudalismo con la servidumbre como fuerza laboral, pasando por el poder monárquico en cabeza del Rey, como máxima autoridad; hasta que el renacimiento empezó a resquebrajar esas relaciones de poder y la ilustración comenzó a cuestionar la vigencia de las instituciones y sus formas de gobierno.

La revolución francesa fue determinante en la visión colectiva de sociedad, en el análisis sobre las relaciones del poder y en la forma como éste se ejercía. La concentración del mismo en manos de su majestad, que también aplicaba justicia, ordenaba impuestos, entregaba licencias, tierras, encomiendas, resguardos y franquicias; fue rebozando la paciencia de los intelectuales, quienes diseñaron la estrategia de subvertir el orden político, económico y social vigente, para dar paso a la fundación de los estados modernos, bajo el esquema de Montesquieu y su círculo, redistribuyendo las responsabilidades de la nueva república entre los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, con plena independencia, los unos de los otros.

A pesar de todo este desarrollo histórico, hacia la democracia, en nuestros países no hemos sido capaces de alcanzar un alto grado de madurez política, que nos lleve continuamente a escenarios superiores. La modernidad nos dio la democracia como la forma de gobierno más conveniente. El poder del pueblo demanda participación, transparencia electoral, libertad de escogencia, confrontación de ideas y al final, elección de los mejores.

Qué hemos visto en la última jornada: poca participación, abstención cercana al 65%, candidatos con gastos desmedidos que sobrepasan los límites autorizados, orfandad de propuestas, ostentación, derroche de recursos y muy poco espacio para la presentación de programas acordes con las necesidades del país. Lamentable que esto ocurra en nuestros tiempos, pues, significa que estamos perdiendo oportunidades de avanzar hacia un futuro más próspero para todos.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad