Colombia necesita bomberos, no pirómanos | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 09:47 pm

Colombia necesita bomberos, no pirómanos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-24 05:00:00

Colombia necesita bomberos, no pirómanos

Durante las elecciones me gasté un par de minutos en marcar los tarjetones. La cosa no tiene pierde… siempre y cuando el votante esté familiarizado con el logotipo del partido y el número del candidato. Una crucecita arriba, otra abajo.
Colombia necesita bomberos, no pirómanos

Viejitos desmemoriados como yo llevaron los números en un papel. Amigos consultados tampoco tuvieron dificultades con los tarjetones. Sin embargo, millones de personas sí las tuvieron, ya que no distinguen los logotipos de los partidos, pues no pertenecen a ninguno y su educación política es nula. La situación se agrava en barrios populares, entre personas con muchas necesidades y poca o ninguna escolaridad.

Le pregunté a una señora de Ciudad Norte si había votado, me dijo que había pensado votar por alguien que prometió “aumentar los subsidios”. ¿Cuáles subsidios? Le pregunté. ¿Y el señor de qué partido es? ¿Fue candidato a Senado o Cámara? Huum, me respondió, mirando para el techo. Finalmente la señora no votó ya que no encontró transporte gratuito y además los “políticos estaban repartiendo lechona en el barrio”. Pero incluso en estratos medios y altos es frecuente toparse con profesionales que no tienen una idea clara de la democracia: de la importancia de separar los poderes, de fortalecer los partidos e incluso desconocen las funciones de los presidentes y congresistas. Por ello hay candidatos al congreso que prometen obras que no les correspondería hacer. De ahí que centrar la discusión en los tarjetones o en los tragos del Registrador (que según informan es abstemio) no es serio, ya que el problema es estructural.

El uribismo no ganó las elecciones, ganó la abstención, la mayoría no votó asqueada de la corrupción y las mentiras.  Millones votaron mal por carencias educativas o ignorancia política, otros millones fueron amenazados o sobornados con almuerzos, plata, puestos o contratos, según su estrato. Y mientras esta situación estructural no cambie, los resultados no mejorarán. El contexto favorece la elección de los peores, quienes –a su vez- se encargarán de perpetuar el perverso sistema, ya que una sociedad ilustrada y próspera nunca los elegiría. Algunos sostienen que Uribe cambió el país, pero Colombia no cambiará a punta de plomo, ni pasándonos la Constitución y la ética por la faja. No necesitamos pirómanos populistas, sino bomberos ilustrados que le apuesten a la transparencia, la justicia social y la educación, como Antanas Mockus.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad