El humedal la conejera | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-24 05:00:00

El humedal la conejera

Una cr√≥nica aparecida en la edici√≥n del 6 de febrero de este a√Īo en El Tiempo, informa de un hecho maravilloso. Algunos titulares de la cr√≥nica que transcribo a continuaci√≥n, dan una idea del suceso: ¬ď¬°Resucit√≥¬† entre los escombros! Despu√©s de ser un basurero de piedras¬† y concreto, el humedal La Conejera, en Bogot√°, volvi√≥ a la vida con la ayuda de la gente. Hoy es un sitio ideal para la contemplaci√≥n de aves y el turismo ecol√≥gico¬Ē.
El humedal la conejera

Las ilustraciones gr√°ficas muestran c√≥mo se ve√≠a el humedal La Conejera hace m√°s de 15 a√Īos y cu√°l es el aspecto que hoy presenta. Es algo impactante. Antes era el sitio a donde los constructores ordenaban que sus volquetas descargaran todos los escombros y residuos de las edificaciones. Diariamente llegaban m√°s de cien volquetas a botar su carga en el humedal. Los constructores¬† les ordenaban a los volqueteros que les quitaran las placas a los veh√≠culos para que¬† no los identificaran y, como contraprestaci√≥n les ofrec√≠an instalarles all√≠ una cancha deportiva. Pero hoy d√≠a eso cambi√≥, seg√ļn lo refiere la se√Īora Ana Mar√≠a Ni√Īo, educadora ambiental: ¬ďde una escombrera pasamos a tener una reserva con 114 especies de aves y 7 de mam√≠feros, donde los ni√Īos aprenden a conservar la naturaleza¬Ē.

Pero lo m√°s interesante de este cuento, y lo que en especial quiero destacar, es que la recuperaci√≥n del sitio se debi√≥¬† a la efectiva y contundente acci√≥n de la ciudadan√≠a, en desarrollo de su¬† derecho¬† de¬† participar en la gesti√≥n de los asuntos p√ļblicos. Bast√≥ que la comunidad de los vecinos del lugar, liderados por una valiente mujer, Nelly Ochoa, quien un d√≠a cualquiera del a√Īo 1993 resolvi√≥ lanzarse al suelo haciendo las veces de ¬ďpolic√≠a acostado¬Ē e inst√≥ a los hombres a instalar una barricada para impedir la acci√≥n depredadora de los volqueteros, aupados por los constructores; desde ese momento el humedal dej√≥ de ser el destino de escombros, y se cre√≥ una fundaci√≥n sin √°nimo de lucro con el fin espec√≠fico de convertir el sitio en la maravilla natural que describe la cr√≥nica de El Tiempo.

La acci√≥n valerosa de los vecinos de Suba -poblaci√≥n al occidente de Bogot√°- que secundaron a una¬† osada mujer comprometida¬† con la defensa del Medio Ambiente, en un ejemplo admirable y heroico de lo que se puede y se debe hacer a trav√©s del principio constitucional de la participaci√≥n ciudadana para proteger los bienes p√ļblicos. Ojal√° ese ejemplo sea replicado en todos aquellos sitios de Bucaramanga, como algunos de sus parques que se hallan en total abandono, unas veces por la incuria y otras por el dolo de las autoridades.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad