Zaperoco | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-25 05:00:00

Zaperoco

Cita. Una fuerte réplica del terremoto ocurrido en Haití, se registró ayer, causando pánico entre la población… (17/01/10 Primera). El testimonio que entregó Rodríguez bajo juramento, contradice, el estudio de Medicina Legal… (17/01/10 Nacional).
Zaperoco

Comentario. Es importante resaltar nuevamente y hasta el cansancio casos como este en que hay mal uso del gerundio (causando), que puede tener en castellano acciones pasadas y presentes, aunque no futuras, respecto al verbo principal. Pero las dos citas tienen un ingrediente mucho más importante, relacionado con casos graves de mal uso de las comas, por deficiencia en la revisión o por desconocimiento del tema. El primero es haber separado el sujeto (la réplica del terremoto) del sintagma verbal (se registró); sencillamente, porque es un error elemental en el cual nunca se debe incurrir. En el segundo caso, además de separar el sujeto (el testimonio…) del verbo (contradice), se convierte el verbo en un inciso al encerrarlo entre comas; por tanto, la frase sin el “inciso” se leería: “El testimonio que entregó Rodríguez bajo juramento el estudio de Medicina Legal”. Incoherente, ¿cierto? Es posible que puedan evitarse todos estos errores –elementales, repito– si se presta un poco de atención a este signo tan importante –el más importante– de nuestra lengua, tan vilipendiado por muchos. Ha habido incluso quienes lo han tratado como signo respiratorio, como Consuelo Moreno y tantas otras profesoras, que se niegan a leer a García Márquez o a Saramago para no asfixiarse.

Cita. Agentes de la Policía aprehendieron a una mujer como supuesta sospechosa de intento de hurto momentos en el que se encontraba al interior de una entidad bancaria (17/01/10 Piedecuesta. Édgar Omar Bustos).

Comentario. Cometiste dos errores reprochables, mi querido don Édgar, especialmente para quien, como periodista, debe dar ejemplo en el manejo del texto. El primero es el ‘que’ galicado, que sencillamente pudo evitarse con la supresión del artículo ‘el’. El segundo, más delicado, es decir que alguien o algo pueda encontrarse “al interior” de un lugar. ‘Al’ es la contracción del artículo ‘el’ y ‘a’, preposición cuyas funciones (veintitrés en total) no incluyen el remplazo de ‘dentro de’, como debiera decirse y escribirse. Como te decía, mi querido Édgar, el poder de la palabra conlleva mucha responsabilidad (sí, como el Hombre Araña), y eso significa evitar la tentación de las perversas modas idiomáticas.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad