Publicidad
Publicidad
Dom Dic 11 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

La vivienda, un problema que no da más espera | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-26 05:00:00

La vivienda, un problema que no da más espera

La vivienda, un problema que no da más espera

En Colombia hay millones de colombianos que habitan en viviendas que carecen de las más mínimas condiciones de habitabilidad y, además, fuera de ellos, hay millones de compatriotas que deben pagar durante décadas altísimas cuotas en dinero para poder llegar algún día a ser propietarios de las viviendas que habitan.

Nuestro país tiene un muy grave y alto déficit cuantitativo de vivienda y un también alto déficit cualitativo de vivienda, los que año a año aumentan tanto en el sector urbano, como en el sector rural.

El costo de la vivienda, frente a los ingresos de la mayoría de los colombianos es tan alto, que muy poco les queda a las cabezas de familia para poder cubrir sus necesidades durante el período de su vida en que son laboralmente útiles y, si por una u otra causa pierden sus viviendas, han perdido los ahorros de toda una vida.

Fuera de lo anterior hay algo que no puede olvidarse al hacer comentarios sobre este tema: en Colombia cerca del 30% de los hogares viven en el sector urbano en vivienda arrendada.

En Colombia, en el sector urbano, hay un déficit de vivienda de más de dos millones trescientas mil unidades. En el sector rural no hay datos pero se sabe que el problema es mucho más crítico y dramático y los muy pocos campesinos que tienen vivienda propia, no tienen en ellas alcantarillado, ni acueducto, ni energía eléctrica, es decir, carecen de lo mínimo necesario.

Uno de los principales problemas que hay en materia de vivienda es el precio del suelo urbano. En nuestro país el valor de la tierra es muy alto y es una de las causas fundamentales para que haya tan poca oferta de vivienda de interés social.

Durante décadas, pese a todos los peros que tuvieran, el ICT  y luego el Inurbe y el BCH cumplían una labor que tenía un sabor  democrático y social. Acabados ellos, no ha habido en las últimas décadas ninguna entidad estatal que a cabalidad reemplace su labor y se siente esa herida en los sectores medios de la sociedad y en aquellos de poca capacidad económica, a quienes les ha quedado más difícil adquirir vivienda.

Así, en resumen, el problema de la vivienda en Colombia es prioritario y los candidatos presidenciales tienen la obligación no de delinear generalidades al respecto sino de exponer verdaderos programas de gobierno que morigeren tan dramático estado de cosas.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad