Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
19ºC
Actualizado 07:36 am

Pilatos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-28 05:00:00

Pilatos

En la Cristología, la Semana Santa es  metafísica pura, la pasión de Cristo. En ella están duras sentencias morales. Otras de amor misericordioso: Ama a tu prójimo como a ti mismo. Prójimo, al próximo, al que está a tu lado, no al lejano. Al enemigo. Para nosotros los cristianos la pasión de Cristo  resume toda una perfección. Y comparando, una de las perfecciones de que habla el Tao es, el no hacer. Quiere decir, sumirse en la holgazanería por un tiempo, o por siempre, como lo han hecho los místicos.
Pilatos

De las celebraciones cristianas la que tiene un verdadero sentido de espíritu es la Semana Santa. La Navidad derivó en una locura colectiva, afanes, comprar, falsa amistad, el deseo de que todo cambie sin que nosotros cambiemos. Me preparo para no hacer nada en Semana Santa. Como lo fue antes, ni bañarse, ni estornudar, mucho menos los frenéticos ejercicios de cama. Además de ser una delicia no hacer nada, me acerca a Dios. Un desprecio absoluto, al hacer. Fijaos en los cuervos, que no siembran ni cosechan y no tienen despensa ni granero y Dios los alimenta…  Hombre de acción descansa por ahora. Al menos por estos días, porque, que fastidio es el hombre ocupado. Qué bueno es encontrar  sosiego, el sosiego anhelado por todos. ¿Pilatos encontraría el sosiego? Según Papini, Pilatos enloqueció. Después de la crucifixión su carácter se alteró.

En el juicio a Jesús, Pilatos queda asombrado ante la indiferencia por la posibilidad de ser ejecutado.  Pilatos no logra arrancarle a Jesús ni una sola palabra. ¿Qué es la verdad? le pregunta, y solamente obtiene una mirada luminosa que lo traspasa.  El odio de los judíos por el Nazareno, hizo que Pilatos mostrase cierta simpatía por el reo. Pero tampoco quería aumentar el descontento del Sanedrín judío que enviaba constantes quejas a Roma  por la administración despótica de Pilatos.  Desde entonces el odio a los judíos se hizo más feroz y las quejas de su administración aumentaron. Era posible que se suscitase una insurrección, por lo que fue llamado a Roma. El viaje fue triste. Deseaba llegar pronto a Roma pero le temía a la crueldad del emperador Tiberio. Cuando llegó a Roma ya había muerto el emperador y lo sucedía Calígula. El emperador encontró en Pilatos a  un hombre ensimismado, ausente, ¿qué es la verdad?, repetía.  Pedía a cada instante permiso para lavarse las manos.

Calígula cruel y desquiciado como aquel, decide enviarlo a Viena, el país de los lagos azules. El aire puro y los paisajes helados le harán bien. ¿Qué es la verdad? Pregunta Pilatos a todos los que encuentra en su viaje  al destierro. El rostro iluminado de Jesús lo atormenta en las noches. Un suplicio que no tenía fin. Camina y visita los lagos azules en donde introduce y lava  una y mil veces su manos. Un día, en uno de aquellos lagos en busca de sanación a su desvarió, se le vino a la memoria la frase terminal y terrible de Séneca…. “Para saber que cosa es la verdad es necesario morir”. Pilatos doblo su toga, coloco encima las sandalias. Luego se  sumerge para siempre en las aguas azules y heladas de aquel  lago tras la verdad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad