HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-29 05:00:00

HAGASE OIR

Nobleza obliga Santander, una vez más, sufre el aleve ataque de la maquinaria engrasada por las prebendas del círculo corrupto que dispone los recursos del Estado a su arbitrio, sin importar las consecuencias que su accionar le genere a todo un país
HAGASE OIR

Todo lo hacen por el poder que emana de la avidez al dinero f√°cil, que bien untado confunde a la opini√≥n p√ļblica por la mara√Īa de artilugios de los clanes especializados en violar la ley, sobornar y desconocer el valor civil de las entidades atropelladas.

A ellos no les importa se√Īalar y tratar de destruir una labor de gente honrada que hace pa√≠s con servicios, transparencia y responsabilidad.

Ante los bochornosos esc√°ndalos por lo ocurrido en los recientes comicios, y cuando para eludir responsabilidades por el descalabro ocurrido se pretenda descargar la culpa en una entidad cuya excelencia tecnol√≥gica ha sido durante muchos a√Īos orgullo de Santander y del pa√≠s, estamos en la obligaci√≥n de respaldar y defender a SYC, Sistemas y Computadores S.A., que ha demostrado dignidad y generosidad al ofrecer sus servicios sin inter√©s pecuniario para sanar esta falla que retrocede 25 a√Īos por la torpeza con que ha sido manejada y manipulada una informaci√≥n que merece el respeto ciudadano.

Nobleza obliga y eso es lo que en este momento crucial ha demostrado SYC y que merece el respaldo de toda la comunidad.

Hernando Loayza Camargo.

Servicio de Metrolínea

Despu√©s de cuatro a√Īos de expectativa sobre el nuevo servicio de transporte, Metrol√≠nea por fin inici√≥ labores en forma permanente.

Es un servicio cómodo, rápido y seguro, especialmente en los buses articulados ya que disponen de un carril exclusivo para su movilización, lo que no ocurre con los otros vehículos llamados padrones por tener que transitar por las demás vías congestionadas

Sin embargo, el servicio es a√ļn limitado por carecer la ciudad de v√≠as apropiadas para esta clase de transporte moderno y a mucha gente le toca seguir utilizando los buses tradicionales que cubren la mayor parte de la ciudad.

Lo que sí es muy notorio, infortunadamente, es la falta de cultura y civismo de los ciudadanos al usar este nuevo servicio de transporte. Cuando se detine  el vehículo en una estación y abre las puertas, en lugar de esperar a que salgan los pasajeros que se quedan allí, la gente se lanza en bloque y forma un tumulto al entrar.

Lo mismo ocurre con muchas personas j√≥venes, especialmente colegiales, que se apoderan r√°pidamente de las sillas vac√≠as, incluso las de color azul, destinadas a las personas ancianas, damas embarazadas o con ni√Īos de brazos.

No han valido las recomendaciones iniciales de los empleados del nuevo transporte, que la gente joven debe cederle el asiento a las personas de mayor consideración.

Cómo nos hace falta en Bucaramanga un alcalde estilo Antanas Mockus para educar a los ciudadanos. En cuanto al despeje de la carrera 15 entre la avenida Quebrada Seca y la calle 45, es muy cómoda para los peatones por su amplitud y seguridad; lo que no sabemos es, si esto sea legal, pues suprimir más de diez cuadras en pleno centro de la ciudad, evitando la circulación de los demás vehículos, no deja de ser traumático por la falta de otras vías rápidas para agilizar el tránsito.

Aristóbulo Hernández

A√Īo sacerdotal

He tratado con tres sacerdotes. Uno de ellos, el primero: Jesu√≠ta. En el seminario me ense√Ī√≥ a orientar mis sentidos hacia la naturaleza, lo ecol√≥gico, los vientos y el cosmos. El segundo: Un sacerdote Somasco, entregado a los pobres, hu√©rfanos. All√≠ en Ciudad Norte, donde habita a pesar de todo la esperanza porque se crece en comunidad.¬† El tercer sacerdote: Un Capuchino: Me ense√Ī√≥ a orar para aprender a vivir, d√°ndome adem√°s una selecta, rica experiencia en su bibliograf√≠a, para pasar del aburrimiento al asombro, del sufrimiento a la paz.

Benedicto XVI nos aportará sobre la pedofilia en los sacerdotes, tema a tratar con muchísima delicadeza. Pero hoy sociedad e Iglesia quieren vivir con sacerdotes que muestren su experiencia directa con Dios, pobres y humildes como Jesucristo, delicados y finos como la ternura de una madre y como la fuerza de los grandes ríos.

Fortaleza, coherencia y serenidad, en el ser y actuar de: Cardenales, Obispos y Seminarios, por ese estilo y vida de sacerdotes por venir. Soy un misionero laico: Agradecido con el sacerdocio, sobre todo con el de la nueva ola del resucitado: Personas orantes, libres, amorosas y alegres.

Pablo Emiro Corzo Acevedo

El barrendero

Es un hombre madrugador para mantener la ciudad limpia. Con su overol amarillo, su escoba y su carrito manual recoge las hojas secas, los papeles sucios, coloca las piedras que hay desordenadas en la avenida y las envolturas de las golosinas de los ni√Īos sin urbanidad.

Recordamos al barrendero de nuestro barrio al otro día -de las fiestas patrias, de paros cívicos, de lluvias torrenciales, de huelgas estudiantiles.

Siempre vive en función de limpieza: recoge los desechos de materiales de construcción, barre los andenes de los edificios comerciales, quita el polvo de la calle y pone en orden la belleza de los jardines de los parques.

Dejemos que el poeta de la monta√Īa Carlos Castro Saavedra nos reflexiona mejor: ¬ďLas calles no se cansan de ser √ļtiles. Sobre ellas pasa el d√≠a, con sus zapatos de oro, el cartero con sus mensajes, el voceador de prensa con sus peri√≥dicos doblados bajo el brazo, y los hombres que venden p√°jaros -m√ļsica con alas-, y sostienen las jaulas en los hombros.¬Ē

Saludemos en toda ocasión al trabajador humilde del aseo y demostrémosle una sonrisa y un hasta luego....

Manuel Rojas Londo√Īo

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad