Reflexiones de Semana Santa | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-01 05:00:00

Reflexiones de Semana Santa

Para quienes creemos y tenemos un sentido de la Semana Santa, sea lo primero el sentimiento del perd√≥n, consustancial con el mandamiento del amor que predic√≥ Jes√ļs: ¬ďQueridos hermanos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es de Dios y conoce a Dios. El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor¬Ē (1 Jn 4.7,8). Sobre el perd√≥n: ¬ďEn eso uno de los que estaban con Jes√ļs -en Getseman√≠- sac√≥ su espada y le cort√≥ una oreja al criado del sumo sacerdote. Jes√ļs le dijo: Guarda su espada en su lugar. Porque todos los que pelean con la espada tambi√©n a espada morir√°n¬Ē (Mt. 26.51). La expresi√≥n m√°xima del perd√≥n la da Jes√ļs cuando desde la cruz exclama: ¬ďPadre, perd√≥nalos porque no saben lo que hacen¬Ē (Lc 23.34)
Reflexiones de Semana Santa

Doctrina del amor y del perd√≥n que, en pol√≠tica, tiene un modelo sublime en Gandhi con su ense√Īanza y ejercicio de la fuerza de la verdad, acci√≥n directa no violenta o satyagraha. Raz√≥n ten√≠a P√≠o XII al decir que Gandhi ten√≠a m√°s esp√≠ritu cristiano que muchos cristianos. Igual habr√≠a podido decir de Nelson Mandela surgido, como Gandhi, en Sud√°frica, obteniendo, los dos logros similares, la independencia de sus pa√≠ses a partir de la misma doctrina: ¬ďNadie nace para odiar a otro por el color de su piel, por su biograf√≠a o su religi√≥n. Los hombres pueden aprender a odiar, y si pueden aprender a odiar, tambi√©n se les puede ense√Īar a amar pues el coraz√≥n humano siente el amor con mucha m√°s naturalidad que su contrario¬Ē, dice Mandela.

Al igual que Mart√≠n Luther King con su ¬ďsue√Īo¬Ē: ¬ďque un d√≠a los hijos de antiguos esclavos se sienten en la mesa fraternalmente juntos con los hijos de antiguos propietarios de esclavos. Yo tengo un sue√Īo: que un d√≠a mis cuatro hijos no sean juzgados por el color de su piel, sino por su car√°cter¬Ē.

Ahora bien, como cat√≥lico siento que la presentaci√≥n de Jes√ļs es incompleta si me lo entregan crucificado; claro est√° que hasta a sus disc√≠pulos les fue dif√≠cil reconocer a Jes√ļs resucitado, de ah√≠ que en el camino de Ema√ļs √Čl les dijera: ¬ď¬°Qu√© faltos de comprensi√≥n ustedes y qu√© lentos para creer todo lo que dijeron los profetas! ¬ŅAcaso no ten√≠a que sufrir el Mes√≠as estas cosas antes de ser glorificado?¬Ē (Lc. 24,25)

S√≠, lo que explica la crucifixi√≥n de Cristo es su resurrecci√≥n, en tal forma que el ap√≥stol Pablo dice: ¬ďSi Jes√ļs no resucit√≥, vana es nuestra fe¬Ē (1Cor. 15,17). Invito a obispos, sacerdotes, creyentes, a acompa√Īar en los templos al Jes√ļs crucificado que resucit√≥ para darnos vida. Y como la realidad se expresa a trav√©s de s√≠mbolos, empecemos por atender la directriz que traz√≥ Juan Pablo II de completar el v√≠a crucis con la XV estaci√≥n, la de Jes√ļs Resucitado. Que en esta semana vivamos la resurrecci√≥n que nos permita sentir la proximidad de Dios, pidi√©ndole que, por la fuerza del Esp√≠ritu, seamos cada vez m√°s concientes de esta proximidad en nuestras vidas y en la sociedad que debemos transformar en el Reino de Dios.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad