Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
25ºC
Actualizado 03:18 pm

¿Nace una nueva comunidad? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-01 05:00:00

¿Nace una nueva comunidad?

¿Nace una nueva comunidad?

Comenzamos una nueva semana en la historia de la humanidad, éste es el sentido del domingo de resurrección: un día distinto de los demás porque significa el comienzo, el génesis de algo nuevo y distinto. Sin embargo los acontecimientos y las situaciones de nuestro mundo, de nuestra patria, de nuestros pueblos e incluso de nuestras familias siguen haciendo de este día un día de muerte… la tónica de mucha gente hoy es el miedo. El espectro de la muerte sigue aterrorizando, y el miedo nos tiene paralizados. Nuestras comunidades se han encerrado y aislado de los demás convirtiéndose en comunidades de muerte. Se consuelan mutuamente por el fracaso de sus ilusiones y esperanzas. Y miran su futuro: estar entre los hombres como si no estuvieran, no llamar la atención, no establecer relaciones con nadie. La comunidad es la tumba de todo aquello en lo que habían esperado.

Lo triste del caso es que muchas comunidades cristianas laicas y religiosas parecen seguir en esa misma postura. Viven sin alegría y sin esperanza; temen a la gente y se apartan de ella como de un peligro, como si no fuese el contacto y la relación con la gente la única manera de vivir la santidad de la pascua.

¿Y qué puede hacer una comunidad encerrada sino vegetar? Al poco tiempo muere en sus miembros el sentimiento, el afecto, las iniciativas, las expectativas, el deseo de cambiar y progresar. En efecto: ¿Qué puede unir a un grupo de personas que ya no saben mirar hacia adelante? Solo las unen las cuatro paredes en las que se han encerrado.

Sin embargo, no han descubierto que en el interior de estas paredes reina un gran vacío: el vacío de Cristo resucitado.

Jesús viene a llenar el vacío de la muerte, viene precisamente a abrir las puertas y ventanas cerradas de la casa que se dice suya.

Su saludo es todo un proyecto de vida: “Paz a vosotros”.

Este antiquísimo saludo semita tiene un nuevo sentido: la paz de la vida debe suplantar a la paz de la muerte.

La paz de la muerte es quietud, desconsuelo, miedo, ansiedad. “Descansa en paz”, es el saludo final que damos a nuestros difuntos…

En cambio la paz de la vida es la alegría, es esperanza, es gozo, es exigencia, es esperanza, es presencia de Jesús resucitado. ¡FELICES PASCUAS!

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad