Publicidad
Vie Ago 18 2017
22ºC
Actualizado 09:54 pm

¡Encuéntrese con usted mismo! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-01 05:00:00

¡Encuéntrese con usted mismo!

Cada quien tiene sus propias interpretaciones de los significados de los días Jueves, Viernes y Sábado Santos, incluyendo el del Domingo de Resurrección.
¡Encuéntrese con usted mismo!

La gente acu√Īa tales fechas a su manera y las divide entre la fe, los momentos de descanso y algo de ocio. Casi todos las vemos como una excusa para alejarnos del mundo laboral y para reencontrarnos con la familia.

En realidad, los sentimientos de buena parte de nosotros, seamos católicos o no, se confunden un poco cada vez que llega la Semana Mayor.

Y es que mientras unos dedican horas, d√≠as y noches enteras para ir a los templos; otros se sumergen en el puente festivo m√°s largo del a√Īo, el cual les permite darse unas ¬Ďjustas vacaciones¬í.

Esta página no quiere juzgar los destinos turísticos o espirituales que cada quien elija.

¬°Ni m√°s faltaba!

Sin embargo, le vendría bien  regalarse unos segundos para encontrarse con usted mismo durante este remate de semana.

Es probable que se vea invadido de imágenes de fieles encapuchados con atuendos blancos, negros o morados, yendo de aquí y allá, conmemorando el Misterio Pascual.

Ya sea en la parroquia, en la casa o incluso apreciando cualquiera de esas pel√≠culas que se exhiben en la televisi√≥n, recordar√° el d√≠a que un gran hombre, llamado Jes√ļs, fue crucificado.

Sin embargo, muchas veces apreciamos los relatos bíblicos dibujados en escenas, redactados en libros y honrados en Eucaristías; y no asumimos lo qué realmente nos quieren decir.

Lo curioso es que todo lo que nos muestran es un misterio. Vemos a un ser inocente crucificado, al lado de dos ladrones; contemplamos nazarenos cargando monumentos; escuchamos sacerdotes recordando sermones de siete palabras; y detectamos personas persign√°ndose y orando a toda hora.

No faltan los que se asustan porque, en todas las im√°genes, aparece el concepto de la muerte y es por eso que prefieren escaparle al tema. ¬°Bueno! a lo mejor no le huyen; simplemente deciden no ¬Ďestresarse¬í.

Al fin y al cabo el √ļltimo suspiro de nuestra vida es un secreto bien guardado y, al menos hasta el d√≠a en que lo vivamos, no podr√≠amos intentar escribir algo de √©l.

Al ver las im√°genes la Pasi√≥n y Muerte de Jes√ļs, algunos se preguntan: ¬ŅC√≥mo har√© para morir bien?¬†¬† Olvidan que no hay experiencia para ello y que es mejor preocuparse por vivir de verdad.

¡Qué tal si mejor cambiamos la pregunta y nos la formulamos así!

¬ŅC√≥mo har√© para vivir bien?

Es probable que en su respuesta descubra que la vida es una gran etapa en el largo camino de los grandes intentos por disfrutarla.

Quien escribe, si se le permite opinar, siempre ha considerado que estos d√≠as son para encontrarse con uno mismo. La muerte y la vida est√°n unidas. La primera de ellas lo √ļnico que hace es arrancarnos del suelo que pisamos y nos vuelve a la tierra que nos vio nacer.

Cada d√≠a es el √ļltimo que luce para usted y, por supuesto, debe aprender a disfrutar las cosas en su momento y con toda la pasi√≥n del caso.

¡Qué bueno que durante estos días vaya a su templo y ore! tales plegarias van directo al corazón de Dios.

Claro est√° que¬† si decide disfrutar de un descanso o salir a pasear, ¬°no se detenga! si eso fue lo que eligi√≥ para hoy, ¬°disfr√ļtelo!

Dios le da el libre albedrío.

Acepte lo que está viviendo y no sienta remordimiento alguno. No sólo porque todos estos acontecimientos forman parte de lo establecido por la naturaleza y de su forma de actuar, sino porque son pruebas contundentes de que usted está vivo.


AQUELLOS D√ćAS SANTOS

Recordemos los acontecimientos vinculados a la √ļltima semana de la vida de Jes√ļs.

* √Čsta se inici√≥ el domingo anterior a su muerte, cuando algunos habitantes de Jerusal√©n lo recibieron como el Mes√≠as.

* Durante los tres a√Īos de su vida p√ļblica, √Čl se hab√≠a proclamado el Salvador, mediante incesantes viajes y milagros.

* Los gobernantes estaban furiosos porque el pueblo estaba de parte de Jes√ļs y no descansaron hasta verlo sucumbir; cosa que nunca consiguieron realmente.

* Durante la noche anterior a su muerte se registraron dos cenas:

1¬į La Cena de Pascua, que se celebr√≥ de la misma manera que durante los anteriores 14 siglos, anunciando la venida del cordero pascual.

2¬į La Cena del Se√Īor, que fue instituida al terminarse aquella, antes de que Jes√ļs se inmolara √Čl mismo como cordero, y expirara en la cruz a la misma hora en que se les daba muerte a los corderos pascuales en el templo.

* Lo que viene despu√©s, la agon√≠a en Getseman√≠, la traici√≥n de Judas, el arresto de Jes√ļs, su estancia ante el Sumo Sacerdote, la negaci√≥n de Pedro, el suicidio de Judas, el juicio ante Pilatos, los azotes y las burlas, el Viacrucis, la colaboraci√≥n de Sim√≥n de Cirene, la crucifixi√≥n, la oscuridad, el terremoto, su muerte y su sepultura, y el sellamiento de su tumba, son ampliamente conocidos.

* Lo cierto fue que a Jes√ļs lo llevan al calvario de una manera injusta.

* Y desde allí nos da un gran ejemplo al decir:

¬ďPadre, perd√≥nalos, porque no saben lo que hacen¬Ē.

* De inmediato, los verdugos ponen sobre su cabeza el Inri de Rey de los Judíos en tres idiomas: hebreo, latín y griego.

* Perdona al ladr√≥n penitente y le consuela: ¬ďHoy estar√°s conmigo en el para√≠so¬Ē.

* Luego, en gesto por dem√°s amoroso, Jes√ļs no quiere morir sin proteger a su madre y por eso le dice a Mar√≠a y a Juan: ¬ďMujer, he aqu√≠ a tu hijo¬Ē, ¬ďHijo, he aqu√≠ a tu madre¬Ē.

* Poco antes de expirar, se oy√≥ de sus divinos labios sus cuatro √ļltimas frases:

¬ďDios m√≠o, Dios M√≠o, ¬Ņpor qu√© me has abandonado?¬Ē, ¬ďTengo sed¬Ē, ¬ďTodo est√° consumado¬Ē, ¬ďPadre, en tus manos encomiendo mi esp√≠ritu¬Ē.

Al tercer d√≠a Jes√ļs resucita. Lo m√°s maravilloso de toda esta historia de fe es que √Čl, pese a que muri√≥ hace muchos a√Īos, est√° en vivo y entre nosotros. ¬ŅAcaso hay otro ser en este mundo que se haya recordado por tantos a√Īos?

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad