Es imperativo luchar contra la corrupción | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-04 05:00:00

Es imperativo luchar contra la corrupción

La corrupci√≥n ha avanzado en Colombia galopantemente. Hoy es una pandemia que saquea al Estado y causa inenarrable cantidad de da√Īos tanto a la sociedad, como conjunto, como a cada ciudadano en particular, pues destroza la confianza que √©ste debe tener en las instituciones, en las autoridades, en sus cong√©neres y tiene secuelas desastrosas ya que las nuevas generaciones han ido edificando una tabla de valores flexible en la que todo es permisible y actuar en forma incorrecta no es reprochable, ni censurable.
Es imperativo luchar contra la corrupción

En Colombia se parte de premisas equivocadas: los males sociales sanan en corto tiempo, los valores colectivos no se lesionan si alguien act√ļa indebidamente, el pa√Īete tapa las grietas morales, la colectividad resiste todo. No. Una enfermedad social dura mucho y es dif√≠cil curarla. Exige una terapia larga, rigurosa, severa. Con pa√Īos de agua tibia y titulares de prensa no cesar√° la corrupci√≥n.

Los sectores econ√≥micos que¬† m√°s pagan impuestos son las capas medias de la poblaci√≥n, los empleados y los trabajadores independientes. Al cruzar esto con el aumento del n√ļmero de contribuyentes a los que se les dificulta cada vez m√°s cumplir con el pago de grav√°menes, tasas e impuestos, se concluye que muchos est√°n¬† al tope de su capacidad de pago.

Y sea quien sea el nuevo Presidente de la Rep√ļblica, deber√° adoptar una dr√°stica reforma tributaria para sanear las finanzas p√ļblicas.

Para  ello puede: aumentar los impuestos y gravámenes a quienes ya no resisten más; o bien, cortar las exenciones y gabelas otorgadas a los grandes inversionistas. Pero, además, debe declararle la guerra a la corrupción. Ninguna medida  será suficiente sin ello.

La principal fuente de corrupción es la contratación con el Estado a nivel local, departamental  y nacional. A través de ella se saquea el erario.

La corrupci√≥n en la contrataci√≥n estatal se logra con el concurso de¬† familiares, v√°lidos y prestanombres de los contratistas, constituyendo sociedades de papel y de f√°cil creaci√≥n como las SAS. Esas son trincheras para el enriquecimiento il√≠cito de contratistas y funcionarios p√ļblicos.

Hoy, la principal fuente de financiamiento de los candidatos a concejales, diputados, alcaldes, gobernadores, congresistas, etc., son los contratistas. Lograda la elección, se les gratifica otorgándoseles  cuantiosos contratos para que recuperen la inversión y aumenten su enriquecimiento. Paralelamente se arruina el Estado y se desmoronan  altos valores de la colectividad.

Sanear las finanzas del Estado exige frenar la corrupci√≥n. Para ello es necesario que haya responsabilidad penal de las sociedades, aumentar severamente las penas de prisi√≥n a quienes incurren en corrupci√≥n, a sus facilitadores y c√≥mplices, prohibir a los contratistas (incluidos sus familiares y socios) que hagan aportes a las campa√Īas electorales so pena de no poder contratar durante amplio lapso, prohibir que los funcionarios p√ļblicos -luego de renunciar- sean funcionarios o socios de contratistas estatales, entre otras medidas.

Pol√≠ticas m√°s laxas ser√°n solo ampulosos titulares de prensa, pa√Īos de agua tibia que dejar√°n que la pandemia avance.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad