Morir en la bruma | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Nov 20 2017
20ºC
Actualizado 07:09 pm

Morir en la bruma | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-04 05:00:00

Morir en la bruma

脥bamos tras Numa Pompilio y su compinche. Asaltantes de carreteras que parec铆an tener el don de la ubicuidad. De entonces desconoc铆amos sus nombres, eran dos sombras. Desayunaban en Chiflas, los enloquec铆a la arepa con chicharr贸n, la carne de cabro adobada con or茅ganos cortados al pie de las guaz谩baras. Pagaban, y luego al anochecer asaltaban un cami贸n en el alto de Aratoca. Luego se perd铆an en la bruma del amanecer.
Morir en la bruma

Pasan con la fresca el Chicamocha bordeando el caser铆o de Chicacuta, los perros ladran a las sombras. Dec铆an ser dos almas en pena de un horrible crimen, que deambulaban sin descanso entre los espinosos cactus. Eran una sombra alta y una peque帽a, como la del alma de un enano. Fue la referencia que siempre tuvimos en las rutas de escape. D铆as despu茅s en la bruma g茅lida del p谩ramo del Almorzadero, piedras inmensas deten铆an una caravana de camiones. Nadie se movi贸 hasta que las sombras se hicieron visibles. El ronquido de los motores ces贸. Las mercanc铆as cargadas en mulas desaparec铆an como por encanto en la neblina.

Un disparo de fusil que se repet铆a en eco en la monta帽a era la se帽al de que todos pod铆an partir. Ir tras Numa Pompilio y su sombra era como ir tras Bonnie & Clyde. Todos los conocen, pero nadie dice d贸nde, afirmaba 聯G眉esito聰 el secretario del Juzgado de Instrucci贸n Criminal del que yo era juez titular. Concepci贸n ese es mi pueblo, all铆 tengo amigos, creo que me dir谩n todo, sabremos qui茅nes son, me dijo. Obtenida la comisi贸n partimos. Era ir acompa帽ado de un ciego porque 聯G眉esito聰 lo sab铆a todo. Coincid铆amos con la Semana Santa. Vamos a la procesi贸n del desande. En la procesi贸n tras la cruz de caoba, iban los nazarenos cirio en mano, rezaban en voz alta el rosario enfundados en sus sayales de pa帽o negro, cinturones de crines de caballo y puntiaguda capucha que escond铆a el rostro. Mire, 聯G眉esito聰, 驴ese alto que sobresale del grupo de los Nazarenos y el enano, no ser谩n nuestros hombres? Le dije. No, el alto es mi compadre Numa Pompilio, es un apagavelas en el templo, y el enano es el que reparte el correo en El Cerrito.

Fuimos luego a un cafet铆n de poca luz, con escasos contertulios que beb铆an en las mesas de lata, todos con anchos sombreros y proteg铆an las caras del frio con sus ruanas. Son amigos dijo 聯G眉esito聰, nada que temer de mis paisanos. Beb铆amos copas de aguardiente una tras otra, por el fr铆o o por el miedo, nunca lo supe. Cuando ya el alcohol me adormilaba, sonaron como disparos. Nos lanzamos bajo la mesa y 聯G眉esito聰 tir贸 toda la carga de su revolver 38 agujere谩ndola. Luego el silencio fue absoluto. Me deben el valor de la mesa y las cuentas de los que se echaron a correr, dijo un hombre del que no le ve铆amos sino las piernas. 驴Qui茅n nos dispar贸? le preguntamos a las piernas. Nadie. Es la cerveza 聯Perra Loca聰 de M谩laga, que se destapa sola y parecen tiros. A Numa Pompilio y al Enano, la fatalidad se encarg贸 de apartar la neblina y quitarles la capucha, cuando una vez en el reparto de un bot铆n, un d铆a de mercado, se cruzaron a tiros.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad