Ecuanimidad!! (II) | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
20ºC
Actualizado 09:55 pm

Ecuanimidad!! (II) | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-04 05:00:00

Ecuanimidad!! (II)

Ecuanimidad!! (II)

Una cosa es no compartir las posiciones políticas de la senadora Piedad Córdoba y otra el rechazarla como persona o negar sus méritos en la liberación de los secuestrados, su coherencia y valentía.

Una cosa es tener reservas sobre la candidatura presidencial de Gustavo Petro y otra endilgarle las atrocidades del M19 y particularmente la toma del Palacio de Justicia cuando era un joven encarcelado, o negarle sus brillante dotes de polemista, su astucia política o la validez de muchas de sus posiciones y propuestas.

Una cosa es aceptar la penosa situación social de pobreza, desigualdad, injusticia y corrupción en que estamos lastimosamente sumidos, y otra echarle la culpa de todos los males al actual gobierno y negar sus realizaciones sociales: mayor cobertura en educación y salud, saneamiento de muchas instituciones públicas, ayuda a las familias de bajos recursos, protección laboral a las madres cabezas de familia etc.. Tampoco es justo endilgarle fenómenos como el desplazamiento o las horribles matanzas realizadas por las autodefensas en otros tiempos.

Es diferente reconocer las fallas en seguridad particularmente en las ciudades y la persistencia de grupos armados, que negar la efectividad en muchos campos de la política de seguridad democrática: disminución radical de los secuestros y las extorsiones, desmovilización de los grandes grupos paramilitares, presencia de la autoridad en casi todo el territorio, arrinconamiento de los subversivos armados, logros en la mal enfocada lucha contra el narcotráfico...
¿Quién no protesta por las irregularidades acaecidas en el Programa Agro Ingreso Seguro? Hubo sin duda errores y abusos en su planeación, ejecución y control. El actual ministro de agricultura y el anterior deben asumir responsabilidades políticas. Pero tampoco pueden ser tildados y pedir su cabeza como delincuentes, corruptos o ineptos ni se puede rechazar sin más el programa en sí o sus motivaciones o prohibir que el Estado pueda favorecer las inversiones en el campo, en determinadas obras y dentro de claros límites y condiciones de personas con recursos económicos que bien podrían emplearlos en otros sectores menos complejos y más productivos a corto y mediano plazo.

Todos reconocemos y hemos sido en mayor o menor grado víctimas de los errores y vicisitudes en la planeación y realización del Metrolínea. Pero debemos tener en cuenta la complejidad de tales obras (límites de financiación, incumplimiento de los contratistas, intervención en las redes de servicios públicos, transportadores, limitación de la red vial etc.), ni tales dificultades justifican tratar con epítetos ofensivos a quienes las gerencian.
Podemos y debemos practicar la ecuanimidad sin ser blandengues o medias tintas ante los violentos, injustos y corruptos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad