Publicidad
Publicidad
Vie Dic 2 2016
24ºC
Actualizado 02:45 pm

La meritocracia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-06 05:00:00

La meritocracia

La meritocracia

Comenzó así la lucha por volver realidad la carrera administrativa y el que las vacantes en el sector público se llenen por concurso de méritos. Mucho tiempo, papel, espacio y tinta ha dedicado la prensa a publicitarlo. Pero más de una vez el programa ha sido vísperas de mucho y días de poco.

El paso del tiempo ha puesto en evidencia que tanto la carrera administrativa como la meritocracia tienen más grietas y peros de los imaginados.

La carrera administrativa ha solucionado problemas en el sector público, pero a su vez ha permitido que empleados ineficientes y llenos de mañas se atornillen a sus cargos lo cual ha hecho que en la gestión estatal haya dolores de cabeza y “perlas” de corrupción.

Cubrir las vacantes por méritos es un ideal. A principios del primer gobierno del presidente Uribe Vélez, el vicepresidente Francisco Santos dedicó buena parte de su tiempo a promover la meritocracia, a resaltar sus bondades y a impulsarla.

Pero las necesidades del gobierno, por un lado, y por otro las “avivatadas” de nuestra condición humana, fueron superiores a los propósitos y a la legislación que regula la provisión de cargos públicos por méritos.

El examen de conocimientos que hace meses presentaron los funcionarios de la Fiscalía General de la Nación para justificar su permanencia en los cargos, tuvo resultados desastrosos. Miles de palos le han atravesado a la rueda quienes se “rajaron” para seguir en sus puestos.

La designación de Notarios por concurso de méritos es capítulo aparte. Acciones de inexequibilidad de las normas que lo regulan, demandas administrativas, acciones de tutela, exámenes de conocimiento, recursos contra los resultados de éstos, fraudes y delitos para acreditar méritos que no se tienen, son algunos de los obstáculos puestos.

¿Qué hacer? Se responderá que aplicar severamente la Ley, ser intransigentes. La posición es atinada, pero hay algo más y de fondo. Esas “avivatadas” ponen en evidencia que la tabla de valores que como sociedad tenemos falla y debe ser revisada profundamente.

Expertos en educación han diseñado y puesto en práctica en los últimos 40 años, varias reformas al pensum educativo que deben seguir los colegios. Se han intensificado las asignaturas de idiomas, computadores, etc., pero en aquellas que transmiten a los niños valores, nos hemos descuidado. Y los resultados saltan a la vista.

No es que la meritocracia haya hecho crisis, los que están en crisis son los valores que inculcamos en el proceso educativo y formativo. Mientras no los revisemos, seguiremos padeciendo consecuencias tales como las reseñadas.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad