¬°Oh selva...! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-07 05:00:00

¬°Oh selva...!

Desde el avi√≥n observo la espesura de la selva; un territorio inmenso por el cual serpentea el gran r√≠o de las amazonas, con sus innumerables ca√Īos que penetran en los rincones m√°s olvidados del planeta. Muy pronto estar√≠a navegando r√≠o arriba, sorprendido ante la inmensidad del r√≠o mar. C√°pax es el gu√≠a. Con el mismo entusiasmo de sus a√Īos juveniles, dirige su lancha y saluda a los ni√Īos que desde la orilla gritan: ¬°Tarz√°n, Tarz√°n!
¬°Oh selva...!

Curtido por el sol y con su sonrisa bonachona, se√Īala la entrada a un ca√Īo, el Matamata, que llega hasta el Amacayacu. Lentamente penetramos en √©l. Cedros, caobas y ceibas de 40 y 50 metros de altura, bordean el r√≠o, reflej√°ndose en sus espejos.¬† Chillan las chicharras y las cotorras. De pronto... silencio.¬† Millones de ojos ocultos nos ven pasar, y luego...vuelve la algarab√≠a.¬† Hace varias horas salimos de Leticia y hemos llegado al Arara, poblado Ticuna.¬† Apagamos el motor y nos impulsamos con los remos. El sol desaparece por un momento, al quedar oculto por el tupido y completamente inundado bosque.¬† Nos desplazamos entre ra√≠ces gigantescas, troncos flotantes y penetrantes olores, propios de la descomposici√≥n natural.

¬°Ah√≠ est√°n! Ni√Īos Ticunas gritan emocionados. Indias semidesnudas saludan desde una peque√Īa colina. El cacique, en guayuco y muy pintarrajeado, nos espera en un improvisado puerto. Las mujeres, j√≥venes y viejas, todas quieren aparecer en las fotos. As√≠, torcidesnudas, nos abrazan y se r√≠en.

De pronto, decido alejarme un poco para buscar un objetivo especial para mi cámara. Y lo encuentro: en una hamaca, una vieja india se mese mientras teje una canasta. No está casi desnuda como las otras y sí tiene algo que la diferencia: no grita, no ríe, solo sonríe.

Experiencias y sensaciones que s√≥lo podemos tener cuando nos atrevemos a salir de vacaciones a lugares distintos a los tradicionales. Colombia es un pa√≠s riqu√≠simo en paisajes, comidas, culturalmente muy atractivo e interesante, y nos lo perdemos por desconocimiento, por temor a la aventura y por creer muchas veces que es m√°s in viajar a los lugares de moda. Hay un pa√≠s desconocido por explorar, lugares que cuentan con infraestructura hotelera que combinan esa comodidad a que nos acostumbramos al tomar unas buenas vacaciones y esa emoci√≥n de encontrarse con lo inesperado. Para exclamar, como Jos√© Eustasio Rivera: ¬ď¬°Oh selva, esposa del silencio, madre de la soledad y de la neblina!¬Ē

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad