Los buenos candidatos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-07 05:00:00

Los buenos candidatos

Muchos fuimos, seguramente, los ingenuos que alrededor del pa√≠s llegamos a creer que, como consecuencia de la crisis de la pol√≠tica desenmascarada en los √ļltimos a√Īos, a ra√≠z de la cual muchos ¬ďdirigentes¬Ē pararon en la c√°rcel¬óentre √©stos varios de Santander¬ó, la pol√≠tica que tan necesaria es para el ejercicio de la democracia cambiar√≠a de manera definitiva para bien de Colombia.
Los buenos candidatos

Lo que estamos viendo, sin embargo¬ócertificado por organizaciones internacionales expertas en la materia¬ó, es que tal cambio no ocurri√≥, y, lo que es peor, las cosas se agravaron: todos los testimonios indican que el dinero corri√≥ a raudales en todas las campa√Īas y que la compra de votos se present√≥ momento a momento. Y si no, pregunt√©mosles a los dirigentes de barrio. Aunque, por supuesto, ninguno de ellos va a admitir nada porque esta es la √©poca de comercio pol√≠tico en que las campa√Īas calientan el bolsillo de los hambrientos u oportunistas con miles o millones de pesos que siempre ser√°n bienvenidos.

Y entonces surge la pregunta: si todo el mundo habla de esta situaci√≥n como una verdad incontrovertible, y si organizaciones expertas en el tema la confirman, ¬Ņpor qu√© las autoridades no hacen nada por corregirla?

Podemos considerar dos respuestas entre muchas: la primera que, en efecto, nadie va a denunciar a quienes les llenaron los bolsillos de plata, lo cual tiene cierta lógica comprensible aunque, por supuesto, de ninguna manera aceptable; la segunda, que los funcionarios que forman parte de los organismos llamados a poner fin a esta situación pertenecen a las propias organizaciones políticas y de ninguna manera van a obrar contra sus jefes porque sería como actuar  en perjuicio de sus propios intereses.

En un país politizado hasta el tuétano, cuesta trabajo imaginar que haya entidad alguna ajena al tejemaneje político, lo cual configura un escenario aterrador frente a las expectativas de los ciudadanos honestos de acabar con la corrupción política.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad