Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
20ºC
Actualizado 06:49 pm

A propósito de la salud | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-08 05:00:00

A propósito de la salud

A propósito de la salud

Con la manipulación de la semántica, con la inflación de la palabra, con el IVA que se le ha impuesto a nuestro idioma, en definitiva con el enriquecimiento de nuestro vocabulario, hoy se suele llamar diferente a algunas cosas, que en días pasados querían decir lo mismo, pero no lo son. Antes se decía Urbanidad, después Relaciones Humanas, hoy, humanización. Cierto que tienen connotaciones diferentes, pero significan lo mismo. Antes se decía, Jefe de Personal, Jefe de Recursos Humanos, Jefe de Relaciones Industriales, hoy por fortuna se valorizan los activos más preciosos que tiene una institución y se le llama Jefe de Talento Humano. A las personas de cierta edad se les llamaba viejos, hoy a una persona de edad avanzada es mejor decirle: “Juventud Acumulada”, por aquella teoría de la Física que la energía no se destruye sino se transforma. La juventud no es otra cosa que energía, entonces la juventud no se pierde sino que se transforma.

La palabra Humanización nos ha de servir muchísimo hasta que venga otro literato y nos la cambie por otra más significativa, debe hacernos pensar en el enfermo, en hacer del Hospital un centro de acogida, de amor, de calor humano, en donde por fortuna el enfermo no será un anónimo y se le ponga un sobrenombre (cama 56, el de la pierna enyesada), epítetos desagradables; sino que por el contrario sea el Señor Bartolomé de las Casas, en donde el saludo: ¿cómo amaneció?, no se convierta en, cómo, ¿amaneció?

Cuando se asiste a reuniones de directores de hospitales se oye decir que los hospitales están en quiebra, que no tienen dinero, o que están produciendo utilidades, expresiones que se convierten en condimento de todo centro hospitalario; me preguntará usted: claro, como usted también trabaja en el hospital trata de sacarle partido a lo poco que nos queda, y yo le respondo sí, pero esa utilidad tiene en mí otras connotaciones, no de ganancias o de utilidades representadas en pesos, sino en buenos servicios, en mejor asistencia, es decir, si yo la comparo con otra institución, que sean las personas las que hacen de esas utilidades convertidas en humanización; así sí vale la pena enfermarse; qué gente tan maravillosa, qué enfermeras atentas, qué buena la comida, qué utilidad y si resulta como yo lo imagino: bendita utilidad y benditas las personas o directivas que logren hacer esto de un Centro de Salud.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad