Rania quería ser médica pero estuvo a punto de ser suicida | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
20ºC
Actualizado 09:20 pm

Rania quería ser médica pero estuvo a punto de ser suicida | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-03 01:19:48

Rania quería ser médica pero estuvo a punto de ser suicida

Rania Ibrahim, una iraquí de apenas 15 años, asegura que su sueño era estudiar medicina, pero su destino dio un vuelco brutal: el 24 de agosto, fue capturada con 20 kilos de explosivos adheridos a su cuerpo con los que debía hacer volar el mercado de Baquba, al noroeste de Bagdad.
Rania quería ser médica pero estuvo a punto de ser suicida

El atentado, preparado por su marido y otros miembros de la red Al Qaeda, según los investigadores, fue desbaratado a último momento por la Policía, que detuvo a la adolescente sunita cuando ésta se aprestaba a cometer lo irreparable.

Ahora, detrás de las rejas, Rania clama su inocencia y afirma que fue manipulada por su marido y dos mujeres, quienes la habrían cargado con los explosivos y conducido al mercado con el objetivo de hacer estallar la carga a distancia.

La bomba habría matado a todos aquellos que estaban en un radio de 50 metros, llevándola directo al paraíso, según los instigadores del ataque. El destino de esta niña, que abandonó la escuela a los 11 años, estaba al parecer trazado por su familia: su padre fue kamikaze, y su hermano también.

Sería “mártir”

“Mi marido me dijo que había que ser mártir”, comenta la joven, de mirada tímida, que lleva en su piel las marcas del acné juvenil.

Rania contrajo matrimonio a los 14 años, al parecer, empujada por su madre que no tenía dinero y sin saber lo que la esperaba, según dice la muchacha.

Hoy es conocida en toda la ciudad, porque fue la kamikaze más joven detenida en el país, un regalo del cielo para las fuerzas de seguridad iraquíes dispuestas a exhibirla a los medios de comunicación para alimentar la guerra de propaganda contra los activos insurgentes en la región.

Una insurgencia acosada por las milicias locales -ex aliados que ahora luchan junto a los estadounidenses- y que busca candidatos al suicidio entre las mujeres por falta de hombres, según la Policía iraquí.

En un banco de la comisaría central de Baquba, Rania asegura que fue manipulada y drogada por su marido y una de sus primas.

Uno de los investigadores encargado del caso subraya que no cree que haya sido manipulada, y que el diagnóstico es claro: Rania es una “extremista”

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad