De parroquias y municipios | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-10 05:00:00

De parroquias y municipios

Recordábamos en pasada ocasión la fundación y origen de nuestras ciudades, sobre las cuales recayó la mayor responsabilidad en la conformación político-administrativa de nuestro actual departamento de Santander.
De parroquias y municipios

Como lo anotábamos en esa oportunidad, después de las ciudades y villas les seguían en orden descendente las parroquias, para terminar con las congregaciones de indígenas.

La forma administrativa de las parroquias fue apoyada por la corona espa√Īola, pues no solamente no se compromet√≠an en nada los ingresos de la Real Hacienda sino que m√°s bien le permit√≠a a los ciudadanos de origen espa√Īol vivir en comunidad urbana.

Los gastos que demandaba la erección de una parroquia debían ser asumidos totalmente por los campesinos interesados, bien hipotecando sus bienes o parte de ellos o estableciendo censos para demostrar la capacidad económica para adquirir tierras para el futuro centro urbano; además construir la iglesia parroquial, la casa cural, dotar de ornamentos mínimos necesarios al templo, garantizar la congrua para el sostenimiento del cura y finalmente, garantizar los gastos que demandaba el culto.

Cuando un grupo de vecinos blancos decid√≠a meterse en la aventura de una nueva parroquia, el proceso se iniciaba dando poder a un abogado legalmente inscrito ante el arzobispo de Santaf√© para que hiciera la solicitud debidamente sustentada, acompa√Īada por la lista y firma de todos los fieles que se adscrib√≠an a la nueva parroquia.

En caso de ser aceptada, vendría luego la visita de un comisionado del arzobispo a constatar la necesidad y las capacidades reales de los nuevos vecinos en los compromisos adquiridos y en mayor medida a consultar a los curas de las parroquias vecinas, los cuales se verían afectados al disminuírseles su jurisdicción y rentas. Es importante aclarar que los curas afectados tenían derecho a réplica en dichos procesos, para defender la integridad de sus parroquias.

Una vez finalizado el proceso, el arzobispo expedía el título de erección de la nueva parroquia y su respectivo patrono, título que debía ser confirmado por el Virrey, dada su calidad de vicepatrono de la iglesia indiana, en representación de su majestad, el Rey.

No sobra decir que estos procesos pod√≠an durar hasta veinte a√Īos, pero al final terminaban siendo como m√≠nimo viceparroquias. Estas parroquias as√≠ conformadas fueron declaradas como municipios en virtud de la constituci√≥n de 1886.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad