Llénese de paciencia con sus hijos | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Ene 17 2018
19ºC
Actualizado 10:01 pm

Llénese de paciencia con sus hijos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-12 05:00:00

Llénese de paciencia con sus hijos

Serenidad, firmeza, control y saber esperar son dosis en grandes cantidades que requieren hoy los padres de familia para encaminar a sus hijos.
Llénese de paciencia con sus hijos

El ser padre no es tarea sencilla, y menos en un mundo donde se vive aceleradamente y se realizan muchas actividades, lo que lleva a salirse fácilmente de control.

En el hogar a diario se presentan situaciones que a los ojos de muchos parecieran “normales”, que desencadenan reacciones inapropiadas al no coincidir con las expectativas que se tienen.

Se pretende que los hijos tengan buenos modales, se comporten, obtengan buenos resultados, obedezcan y que todo sea del beneplácito de los mayores.

Para el psicólogo Gonzalo Jiménez, “es importante que los padres recuerden que los niños no pueden ser tratados como adultos que lo saben todo. Cuando hablas con tu hijo o le exiges debes tener presente que tiene pocos años, que aún no tiene claro lo que es vivir en sociedad, las normas, y que su forma de asimilar es diferente”.

Bajo estas precisiones se enfatiza que cuando de educar hijos se trata, es conveniente proceder en forma calmada, autodominarse, reflexionar, propiciar el diálogo y cargarse de mucha, pero mucha paciencia.

Practicarla

La paciencia es catalogada como virtud, y son los padres los llamados a ponerla en práctica para así enseñarla a sus descendientes desde los primeros años.

Se enseña a través del juego, en las relaciones con los demás y cuando se toma una decisión. Igualmente por medio de la responsabilidad, la perseverancia y la generosidad.

Algunos progenitores son exigentes y estrictos, otros acostumbran tratar todo a los gritos y descalificar en público. Existen casos en los que se pone a prueba el manejo de la tolerancia y el no dejarse exasperar por las situaciones que se generen.

“Es importante expresar tranquilamente y con calma qué situación indispone a los padres y entenderlos como seres humanos que también se desesperan y son impacientes, que sienten dolor y en ocasiones pierden el control”, puntualizó el psicólogo y director de la corporación Yraka, Gonzalo Jiménez.

De igual forma recalcó que “la mejor manera para educar es la ternura. Cuando se quiere que un ser humano aprenda algo y lo hace de forma agresiva, lo único que consigue es que ponga barreras de prevención o disgusto que no permite que los procesos de aprendizaje se den afectivamente.

sugerencias

* El niño es una persona libre, autónoma capaz de pensar y actuar por sí  mismo. No debe confundirlo con una mascota.

-La personalidad democrática, tolerante y capaz de convivir con las diferencias se forma fundamentalmente en el ambiente familiar. Si en su proyecto familiar contempla educar a su hijo para la guerra, insúltelo, rebájelo, amenácelo y sobre todo péguele. Así se educa a los futuros delincuentes.

- La clave de la felicidad radica en darle al niño muchas posibilidades de expresar sus sentimientos y emociones por distintos medios: danza, arte, música, deporte, pintura etc. Si quiere formar a sus hijos para la amargura reprímale la expresión de los sentimientos: “los hombres no lloran” o “si uno es cariñoso con sus hijos pierde autoridad” con estos dos ingredientes le asegura amargura perpetua a su hijo.

preguntas y respuestas

Ernesto Nova Pinzón

Psicólogo Universidad Pontificia Bolivariana

1. ¿Por qué es importante que los padres sean pacientes para educar?

La paciencia es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar cualquier contratiempo y permite ver con claridad el origen de los problemas y la mejor manera de solucionarlos. Es una virtud que  ayuda a enfrentar tranquilamente las tribulaciones y a aceptar con serenidad el dolor y las pruebas de la vida.

Por tanto, los padres como modelos de identidad para los hijos en los primeros estadios de vida dan la pauta en la resolución de cualquier situación. Si el adulto presenta una imagen de intranquilidad, intolerancia o inadecuado manejo de sus emociones, obtiene hijos con baja tolerancia a la frustración, con fácil reacción emocional y dificultad para solucionar.

2. ¿Cómo fomentar la virtud de la paciencia en los padres?

• Tener paciencia con todos los que se relaciona, pero en primer lugar con uno mismo.

• Tolerar los defectos de las personas sin faltar a la caridad, y poderles ayudar.

• Llegar al discernimiento y la reflexión, que nos ayudarán a ser pacientes, sin dejar de corregir en el momento indicado y oportuno.

• Esperar un tiempo, sonreír y dar una buena respuesta ante una impertinencia.

• Paciencia con acontecimientos que llegan: enfermedad, pobreza, calor, frío, infortunios…

3. Recomendaciones para ser paciente en la educación de los hijos.

• Aprender a esperar pacientemente. Una de las características de la desesperación es que ve todo negativo; el hombre paciente aprender a sobrellevar las dificultades porque tiene fe.

• A través de la actitud interior que se adopta ante las circunstancias externas se puede alcanzar la felicidad.

• La paciencia se muestra en la acción, en la voz y en el corazón del que aprende a aceptar la realidad.

 

LA VOZ DEL EXPERTO

Gonzalo Ordóñez

Docente escuela de educación UIS.

1. ¿Cómo mantener la paciencia en el ambiente familiar cuando se llega a situaciones que parecieran “incontrolables”?

La paciencia es el resultado de tres factores: Identificar y controlar emociones; desarrollo de la capacidad expresiva de las emociones y la empatía, es decir, sentir lo que el otro siente.

Si un adulto presume de adulto tiene que ser capaz de controlar sus emociones y de reconocer que el niño es una persona diferente, con derechos, que está aprendiendo a controlar sus emociones, a expresarse asertivamente y a conocer los sentimientos y las emociones de los adultos.

2. ¿Cuál es la importancia de la paciencia, cuando de educar se trata?

La educación de los afectos y de las emociones se realiza a partir del ambiente afectivo que el niño respire en el hogar. Un ambiente acogedor, amable y respetuoso hacia el niño genera personalidades democráticas. Un ambiente autoritario, violento, agresivo y cantaletero genera personalidades sumisas y autoritarias.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad