S√°b Dic 3 2016
20ºC
Actualizado 07:35 pm

Berlín aprueba abrir un centro en memoria de los deportados tras el nazismo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-03 13:37:25

Berlín aprueba abrir un centro en memoria de los deportados tras el nazismo

El gobierno alemán dio hoy luz verde a la apertura de un centro de documentación en memoria de los millones de alemanes que fueron expulsados del este y centro de Europa tras la derrota del nazismo, encargo que realizará el Museo de Historia de Berlín.
Berlín aprueba abrir un centro en memoria de los deportados tras el nazismo

La decisi√≥n pone fin a la larga discusi√≥n sobre el proyecto, que durante a√Īos levant√≥ ampollas entre pa√≠ses vecinos, como Polonia y la Rep√ļblica Checa, v√≠ctimas del nazismo y de los ciudadanos de origen alem√°n que fueron expulsados tras la Capitulaci√≥n del Tercer Reich.

La exposici√≥n permanente ser√° una "clara se√Īal" contra las expulsiones y deportaciones y a favor de la reconciliaci√≥n, indic√≥ el ministro de Cultura, Bernd Neumann.

Seg√ļn los planes del gobierno, el centro de documentaci√≥n estar√° centrado en los alemanes que fueron deportados desde territorios polacos y checos, principalmente, en represalia por los cr√≠menes del Tercer Reich.

Asimismo se documentarán otras deportaciones ocurridas también tras la Segunda Guerra Mundial en toda Europa.

La exposición se repartirá en dos plantas, con una superficie total de 1.200 metros cuadrados, en un edificio cercano a la Potsdamer Platz.

La coalición entre los cristianodemócratas de la canciller, Angela Merkel, y sus socios socialdemócratas aprobó el proyecto tras un largo proceso de discusión en el que finalmente se implicó a representantes del gobierno de Varsovia.

La necesidad de abrir un centro de estas caracter√≠sticas en Berl√≠n fue defendida durante a√Īos por la Asociaci√≥n de Deportados Alemanes, que preside la diputada conservadora Erika Steinbach, y cont√≥ con el rechazo del anterior gobierno socialdem√≥crata-verde de Gerhard Schr√∂der.

La cuestión era delicada, puesto que levantaba los recelos tanto de Polonia, que consideraba con ello se equiparaba como "víctimas" a los alemanes, causantes de la Segunda Guerra Mundial.

Schröder defendía la tesis de que un centro en memoria de los deportados debía abarcar a todo este colectivo de víctimas -no sólo las alemanas- y no debía estar necesariamente en Berlín.

Merkel encauzó la cuestión y se llegó a una solución de consenso, en un proceso de discusión en que intervino el comisionado del gobierno polaco para Alemania, ex-ministro de Exteriores y ex confinado en el campo nazi de Auschwitz, Wladyslav Bartoszewski.

Uno de los detractores del proyecto, por parte polaca, fue el ex-primer ministro de ese país Jaroslav Kaczynski, pero su relevo en el poder por el liberal Donald Tusk facilitó el consenso.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad