Palabras inútiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 08:25 pm

Palabras inútiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-13 05:00:00

Palabras inútiles

Si tienen alguna honradez científica, las encuestas de opinión suelen mostrar las grandes tendencias de algo tan voluble y cambiante como lo que pretenden medir, es decir, la opinión.
Palabras inútiles

Tienen que ver con lo que la elegancia esnobista llama marketing político y su objeto de medición tiene el mismo tratamiento de cualquier mercancía, bien se trate de juguetes eróticos, pañales desechables o jarabes para la tos. Si de tendencias se trata, todas muestran que el delfín político del uribismo recalcitrante mantiene un umbral cercano al 34%, mientras que en el resto del abanico el oleaje ha sido bastante fuerte. Noemí Sanín se desinfla como un globo aerostático, gracias a toda clase de traiciones y oportunismos de sus propios copartidarios. Hay que ver la foto de los delfines octogenarios del partido de Caro, todos a una cantando la traición a su partido. Veremos si el partido Liberal  (y su variante Cambio Radical), pueden exhibir un poco de dignidad, cosa extraña en el arte de la política.

El Polo muy desdibujado desde su propio interior, excepto por sus figuras estelares en el Congreso como Navas Talero y Robledo, por ejemplo. Las encuestas de la semana pasada muestran un fenómeno que tiene con tembladera al uribismo recalcitrante y es el ascenso veloz del Partido Verde desde las elecciones de marzo. Si las tendencias –siempre volubles- se mantienen, la segunda vuelta ya está cantada entre Santos y Mockus, y su resultado puede ser cualquiera.

Ya no podemos decir que se trate de dos tendencias, una de derecha y otra de izquierda, puesto que son dos conceptos imposibles de aplicar en un país como Colombia. Pero al menos hay que señalar que se trata de una oposición entre la decencia y la indecencia políticas. Entre la memoria y la desmemoria; entre la corrupción y la politiquería y la honestidad políticas; entre el cambio de un estilo político que ha favorecido siempre el destino de una oligarquía –este sí que es un concepto político que hay que rescatar- egoísta y miope, y un estilo que sea capaz de restituir  los valores reales de la democracia. Por todo lo anterior, y como dice Antonio Caballero en su último y descarnado artículo de Semana, es mejor Mockus que Santos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad