Publicidad
Publicidad
Lun Dic 5 2016
18ºC
Actualizado 09:37 am

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-13 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

El 20 de julio en la Nueva Granada, se salva por la oratoria. Los próceres, antes que guerreros, fueron polemistas. Las cartas fundamentales en Santa Fe, en Angostura, en Rionegro, en el Consejo de Delegatarios del 86, tuvieron su escenario en los litigios verbales, en la transacción en torno a las ideas expuestas, lo cual quiere decir que ha sido la palabra el instrumento adecuado para unir, poner orden, señalar la ruta de las transformaciones nacionales.

Nos falta, sin embargo, ser un poco más tolerantes y especialmente aceptar la crítica como instrumento de controversia y de civilizado debate de las ideas. Decía Stevenson que la crítica, en su forma más equitativa y honesta, es el intento de averiguar si lo que es, no podrá ser mejor.

En Colombia, salvo los violentos que todo lo quieren implantar por la fuerza, siempre hemos tenido el recurso de la palabra. En plazas, recintos de toda clase, se ha deliberado, se ha opinado sin miedo y con franqueza. Esto forma parte de nuestra cultura y de la sensibilidad nacional. Aquí en Santander nos gusta charlar, perorar. En los cafés, al calor de un tinto se hace uso de la palabra. Vuelan las ideas, los argumentos. Todo en calma. Mentira que somos intransigentes. Tal vez en el pasado lo fuimos. En Palonegro nos destripamos a machete. Eran otras épocas. Ahora somos más o menos pacíficos, todo lo arreglamos con la palabra. Tuvimos y tenemos excelentes oradores. Camacho Carreño, Serrano Blanco, Augusto Espinosa Valderrama, Alejandro Galvis Galvis, Horacio Serpa Uribe, Alfonso Gómez Gómez y muchos otros. Se acabó la columna. Gracias por leerme.

Guillermo Reyes Jurado

El empleo

Qué pesar con los candidatos que quieren llegar a ser presidentes de Colombia. Cada cuatro años hablan de lo mismo, pero no veo empresas que surjan para generar empleo formal. Lo único que vemos es que privatizan empresas para que uno solo se adueñe de ésta, se estructure, salga gente a la calle y le queden más ganancias. Nunca me cansaré de decir la verdad por medio de Vanguardia Liberal, que mientras haya en Colombia un monopolio burocrático con la complicidad de las multinacionales en manejar la economía colombiana para unos pocos y además éstos taponen el surgimiento de otras empresas que generen empleo formal, el trabajo informal se seguirá proliferando. Ya llega al 70%. No sigamos comiendo cuento, con este porcentaje jamás Colombia llegará a generar empleo formal, lo único que se verá y crecerá cada día son las ventas callejeras.

Luis Francisco Silva Pérez.

Más debates y menos encuestas

Lo que la mayoría de los colombianos anhelamos es una campaña presidencial pródiga en debates y menos encuestas.  A manera de ejemplo, ¿qué propuestas tienen los candidatos para disminuir el más  grave problema nacional como lo es el desempleo? ¿Qué nos dicen los aspirantes  presidenciales en materia de educación, salud, vivienda, mejor dicho, sobre proyectos sociales?.

¿Cuáles son los programas para  disminuir el gravísimo problema de los desarraigados? Esta es una “bomba de tiempo” de las familias  desplazadas que han  ingresado a  las principales ciudades aumentando los conflictos sociales.

En cuanto a la política de la macroeconomía, ¿cuáles son sus programas o propuestas para incentivar la inversión nacional y extranjera, impuestos, relaciones internacionales, etc.etc?

No nos digamos mentiras, temas para propuestas los hay en demasía y muchas encuestas sólo contribuyen a confundir al electorado en los próximos comicios presidenciales.

Es bien sabido que así como las matemáticas son exactas, las estadísticas se presentan o manejan de acuerdo a los intereses y las encuestas son extremadamente variables y, por lo mismo, a veces confunden, tal y como se ha visto con  los datos sobre preferencias de los candidatos. Con el presente panorama y la cantidad de encuestas, es válida la frase del escritor inglés Oscar Wilde quien afirmó, “cuando uno está enamorado, comienza por engañarse a sí mismo y acaba por engañar a los demás”.

Jorge Enrique Giraldo Acevedo


Siguen los ataques

Ante la infamia de proporciones mundiales que desgraciadamente enloda a la Iglesia, institución sagrada por excelencia, debemos resaltar también la santidad y honorabilidad de innumerables sacerdotes, que como otros Cristos, siguen por la senda trazada y son un apoyo firme para los católicos y un ejemplo de vida a la que se comprometieron.

Es cierto que tenemos los pies de barro, pero si algunos han cometido abusos, son muchísimos más los que dan un ejemplo de fidelidad y amor a su vocación.

En todas las instituciones suceden estos hechos, rezago del paganismo y de las aberraciones del ser humano. Pero la Iglesia ha seguido en pie a través de más de 2000 años y nada ni nadie puede desvirtuar su espíritu.

Esperamos que sean debidamente juzgados y sancionados los incriminados, sin escrúpulo y sin temor.

Quienes creemos en la Iglesia no nos desorientamos por la debilidad de los hombres. Antes apoyamos más la fortaleza de Dios.

Carmen Junoy de Naranjo

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad