HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 09:47 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-16 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Arriba y en una labor silenciosa, deben estar los dirigentes deportivos, quienes deben ser personas íntegras, pacíficas, con vocación y amor por el deporte y no politiqueros que aprovechen  su paso por estos cargos para satisfacer sus intereses personales. Hechos como el ocurrido con el director del Inderbu de nuestra ciudad, ponen de manifiesto una problemática nacional, pues no se entiende cómo un dirigente deportivo que además es servidor público, anda conduciendo por las calles ebrio, armado, realizando actividad política y además, atropellando peatones inocentes.

Alexis Vega Arguello

De la Fundación Corazón en Parches

Mediante el presente correo, me permito hacer una aclaración y una petición respecto a un artículo publicado el domingo 11 de abril por la periodista Belkis Esteban titulado “Un motivo para sonreír”.

En el texto se desarrollan las actividades realizadas por el Club Kiwanis y la fundación Dr. Chocolate. Sin embargo, al finalizar el mismo, se cita una historia sobre una niña que quería ir al mar. Erróneamente se dice que la fundación Dr. Chocolate le recreó una escena de mar para calmar sus ganas de conocerlo. La fundación que realmente hizo esto con el ánimo de evitar la tristeza de la niña y cumplir el sueño que le habían prometido fue “Fundación Corazón En Parches”. Me parece grave que una periodista exprese cosas en un texto sin verificar la veracidad o autenticidad de los mismos.

A petición de la presidencia de la “Fundación Corazón en Parches”, me permito exigir una “Fe de erratas” pues, la información publicada en ese texto respecto a dicha actividad (representación del mar) no tiene, en absoluto, nada qué ver con la fundación Dr. Chocolate y sí con la “Fundación Corazón en Parches”.

Óscar García

Arboricidio

Con inmensa amargura, asisto todos los días que realizo el viaje entre Bucaramanga y Piedecuesta, al más grande arboricidio de que tenga historia el área metropolitana con las obras de Metrolínea  y ahora con la famosa ampliación del  tercer carril, pues  se ha dado paso a la más grande tragedia ecológica de los últimos tiempos.

Yo me hago la pregunta que muchos se estarán haciendo. ¿Qué pasó con la famosa Corporación  de Defensa que ha permitido este gran daño ambiental como el que se está presentando ahora con los árboles del separador de esta vía que luego de salvarse del ensanche, están siendo talados inmisericordemente, lo mismo que el imponente árbol que había en el retorno de Platacero? Cuando en un país, departamento o ciudad que se respete, es lo último  que se puede hacer para realizar una obra de este tipo, se busca siempre cómo rodearlo para no tocarlo, pero aquí parece que disfrutáramos los unos viendo cómo se tala este patrimonio ecológico y los otros felices con sus moto sierras destruyendo lo poco que queda de árboles centenarios en la región.

¿Con qué criterio se permite que muchos de estos árboles que pudieran haber sido trasladados a otro sitio, sean talados, cuando el calentamiento global y la contaminación ambiental cada día se sienten con mayor fuerza y los únicos que pueden protegernos de la destrucción son los arboles? ¿será que se pueden reponer árboles centenarios con pequeñas plántulas de ocho meses o máximo un año? ¿o estos dirigentes están pensando que la herencia que se debe dejar a nuestros hijos y nietos es la desolación y la gran felicidad de crecer en un desierto creado por nosotros mismos? Y una segunda pregunta. ¿Como hemos permitido los habitantes de estas ciudades sin protestar,  que se destruya de esta manera la herencia que nuestros abuelos dejaron  porque sin mucha preparación intelectual eran consientes de la necesidad de tener grandes  bosques para que no faltara el agua y el aire puro para toda la generación futura?.

Julio Núñez Sánchez

De Ripley

Como ingeniero Civil egresado de la UIS, siento vergüenza ajena con algunos “detallitos” que se observan en las macro obras que se desarrollan en el área metropolitana. Por ejemplo en la autopista Bucaramanga-Florida-Piedecuesta, las tapas de los pozos de inspección de alcantarillados son de concreto y vemos cómo poco a poco se deterioran por las cargas dinámicas que deben soportar debido al impacto que ejercen las llantas de los vehículos; el otro y que por poco sufro las consecuencias de la improvisación, es la falta de planeación, la carencia de control por parte de interventores y de las mismas administraciones locales y de los  gerentes de empresas de redes de urbanismo para ponerle sensatez y sentido común a las obras. Son los postes de energía que se encuentran en pleno carril y que ni siquiera cuentan con una buena señalización. La pregunta es: ¿Si en el emirato de Dubái construyeron un edificio emblemático sobre un enrocado dispuesto en el fondo marino por qué aquí no podemos trasladar unos postes para que sencillamente la gente no se mate estrellándose contra ellos?

Ñapa: Me uno a la Mokusmanía, el país tomará un tono verde a partir del 7 de agosto.

Fernando Caballero Garcia

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad