Controle los parásitos con buenas prácticas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-18 05:00:00

Controle los parásitos con buenas prácticas

Así como la zona del trópico beneficia la producción de alimentos y forrajes durante todo el año –por la disponibilidad de tierras arables, agua, luminosidad y clima, entre otros aspectos–, al mismo tiempo es un área que registra mayores riesgos de proliferación de parásitos, con importantes consecuencias.
Controle los parásitos con buenas prácticas

Los parásitos impactan la rentabilidad de la ganadería toda vez que frenan la ganancia de peso, reducen la producción de leche y pueden llegar, incluso, a producir la muerte de animales.

Si pasan los niveles tolerables, pueden reducir la productividad, alteración del bienestar del animal y transmisión de patógenos. Su control no sólo demanda un gasto adicional de insumos, sino que su mal uso puede crear resistencia a los antiparasitarios, e incluso puede llegar a intoxicar a los ganados, por lo que se recomienda su manejo prudente como premisa de sustentabilidad y competitividad de la ganadería.

Impactos colaterales

Durante las últimas décadas el desarrollo de acaricidas, insecticidas y antihelmínticos de gran eficacia, amplio espectro y poder residual, elevó la eficiencia del productor agropecuario al proporcionarle herramientas de control cada vez más prácticas y adaptables a diferentes sistemas de producción.

Sin embargo, hoy los productores –y la sociedad en general– han adquirido mayor conciencia de los impactos colaterales de los antiparasitarios.

Muchos profesionales del área afirman que el uso de químicos no es sostenible, porque además de generar resistencia de los parásitos, afecta la calidad de la carne y la leche toda vez que acrecientan el riesgo de la presencia de residuos que se convierten en un impedimento para su comercio, especialmente en los mercados internacionales, amén de otras consideraciones ambientales.

MIP y BPG

El “Manejo Integrado de Plagas, MIP, combinado con Buenas Prácticas Ganaderas, BPG, es una estrategia valiosa para controlar los parásitos internos y externos, prestando atención a los residuos de los antiparasitarios.

El MIP es un concepto desarrollado para el control de plagas de cultivos agrícolas, elaborado hacia finales del siglo XIX cuando se identificó a la ecología como el fundamento para alcanzar la protección de cultivos de forma científica.

De acuerdo con Efraín Benavides Ortiz, médico veterinario de la U de La Salle (Carta Fedegán Nos. 115 y 117), el concepto MIP aplicado a la ganadería implica el uso conjunto de herramientas y estrategias químicas y no químicas de control, para mantener los parásitos en niveles inferiores a su umbral de daño y minimizar el uso de químicos.  

Desde el punto de vista de las BPG, se recomienda:

1. El manejo y nutrición de los animales: manejo de los terneros y sistemas de rotación de ganado en los potreros, para prevenir la exposición de animales no inmunes a altas cargas parasitarias.

2. El sistema de levante de terneros debe permitir que desde temprana edad entren en contacto con el pasto y vayan desarrollando progresivamente su resistencia a los parásitos.

3. Manejo de instalaciones. En los sitios donde permanecen los terneros se recomienda evitar el hacinamiento, eliminar la materia fecal con frecuencia y evitar que éstas caigan dentro de los bebederos o comederos. Los corrales deben permanecer limpios sin barrizales ni encharcamientos.

Sin embargo, hay que tener presente que no es factible delinear una recomendación universal para el control en razón a la diversidad del trópico y los diferentes sistemas de producción.

Consecuencias no deseables

Un número importante de antiparasitarios se eliminan por vía fecal, generando graves efectos letales y sub letales sobre la microfauna entomológica que vive en la boñiga, principalmente sobre dípteros y escarabajos estercoleros, que son una fauna vital para asegurar la descomposición de este material orgánico.

Esto ocasiona una menor oferta forrajera y por ende, menor capacidad de carga de las praderas, además del impacto ambiental.

Paso a paso...

Control de garrapatas

En el país son frecuentes en bovinos dos especies: la garrapata común del ganado y la conocida como garrapata venadera o tostona. Los pasos para establecer un esquema de control son los siguientes:

1  Defina las especies presentes y, en conjunto con su veterinario, establezca un Plan anual de control,

2  Utilice sólo un tipo de producto por semestre y trate de incluir estrategias poblacionales y ayudas no químicas.

3  Considere el efecto del movimiento de los animales entre potreros para la trasmisión de la garrapata.

4 Use, como máximo, ocho tratamientos acaricidas al año.

5  En la planeación considere los efectos de otros planes de control parasitario (moscas, helmintos, etc.).

6Examine el tipo de animal y posibles restricciones con relación a residuos en carne o leche.

En cuanto a las BPG:

•  Si posee más de 15 animales en la finca, use preferiblemente una bomba a motor o aplique productos de vertimiento dorsal (una bomba de espalda no proporciona una aplicación adecuada y buena presión).

• Nunca mezcle o aplique insecticidas agrícolas a los animales, ni use surfactantes (pegantes). Use mezclas probadas por la industria como eficaces, es decir que estén aprobadas para su uso en animales domésticos por la autoridad sanitaria.

• Si usa lactonas macrocíclicas (avermectinas) en la finca, sólo realice aplicaciones durante un semestre (donde ocurra la principal temporada de lluvias) dejando el otro semestre para la recuperación de las poblaciones de enemigos naturales. Si se requiere control parasitario en el segundo semestre, se debe pensar en el uso de un compuesto alternativo.

Mercados internacionales

Rápido crecimiento de importaciones

Durante el 2010 China se convertiría en un importador neto de carne bovina. Hace apenas dos años, las exportaciones de China excedían sus importaciones en una relación de 7 a 1; sin embargo, este año las importaciones crecerían cerca de 30%, provenientes principalmente de Australia, Uruguay y Nueva Zelanda.

Usda sugiere que al menos unas 100.000 toneladas adicionales llegarían a suelo chino a través de canales no oficiales, en especial procedentes de Brasil y América del Norte. Actualmente China es el cuarto mercado de mayor importancia para la carne bovina en el mundo, con un consumo cercano a 5,5 millones de toneladas.

2010, ¿no será un buen año para la lechería?

Bill Cordingley, analista de la firma Rabobank International, ha indicado que el 2010 podría volver a ser un año de zozobra para los productores de leche.
Afirma que la demanda láctea global absorberá los excedentes de producción de Estados Unidos, pero aún así no tendrá un nivel suficiente para llevar a un aumento significativo de los precios.

Para el especialista, será muy difícil que la demanda aumente considerablemente durante el año 2010, porque el impulso gubernamental para la economía no será suficiente para generar un ambiente de estabilidad (con una tasa de desempleo alrededor de 9,7% en Estados Unidos el crecimiento es bastante improbable).

Además, podría haber un segundo golpe de la recesión, con lo que caería la producción en el hemisferio norte y se reducirían las importaciones de China, entre otras cosas.

Perspectivas para el próximo quinquenio

Para el 2011, los pronósticos son mejores. Durante los próximos cinco años la población mundial contará con cerca de 400 millones de consumidores más, además de apoyarse también en un resurgimiento económico generalizado.  El continente asiático, área clave para las ventas futuras de productos lácteos, tendrá una mejoría en los ingresos de sus habitantes, además de que la llegada de cada vez más cadenas de comidas de corte occidental, las dietas sufrirán una transformación favorable para la venta del rubro.

Estados Unidos, ganará

Durante la próxima década el consumo de lácteos crecería notablemente, tendencia para la cual Estados Unidos se ubica en una posición envidiable, aprovechando los buenos precios y la demanda por venir.

Las claves para no dejar pasar esta bonanza lechera serán, según Cordingley, establecer acuerdos con clientes clave y realizar adaptaciones del producto allí donde hagan falta.

Pero para ello se necesitará sobrevivir al día de hoy, lo que sólo sería posible manteniendo márgenes de ganancia que atraigan clientes pero que permitan también la subsistencia del negocio; tener una buena estructura de costos y equilibrar hábilmente la deuda, retos nada fáciles de cumplir según el especialista de Rabobank.

Rusia, gravámenes a la importación de carne

El reciente incremento en los gravámenes para importación de ganado bovino en pie a Rusia (de 5% a 40%), ha golpeado la industria procesadora de ese país.

La medida amenaza la supervivencia de las empresas del sector y las plantas de sacrificio, ya que deberán trabajar con menores volúmenes de carne pero con costos de producción más elevados. En el presente año la carne producida en Rusia ya se había incrementado un 20%, por lo cual no puede competir con la importada.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad