Lun Dic 5 2016
24ºC
Actualizado 12:24 pm

Álvaro Navas, el hombre de los sistemas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-04-18 05:00:00

Álvaro Navas, el hombre de los sistemas

A partir de la fecha y con el conocimiento de que existen personas con muchos merecimientos y cuya trayectoria vital es ejemplo para las nuevas generaciones, hemos querido iniciar en Vanguardia Liberal la sección: Vidas Ejemplares de Santandereanos. Hoy comenzamos con el doctor Álvaro Navas Cadena, quien el viernes 9 de abril recibió de la Universidad Manuela Beltrán a nivel nacional el título de doctorado Honoris Causa en Ingeniería de Sistemas.
Álvaro Navas, el hombre de los sistemas

El rector de la Universidad en Bucaramanga, el doctor Jaime Luis Gutiérrez Giraldo, en acto solemne y en presencia de las altas directivas del claustro, de las autoridades civiles de la ciudad, de empresarios y amigos,  pronunció un discurso sobre la trayectoria del doctor Navas cadena, en el cual hizo una reseña profunda sobre su vida y obra.

Reproducimos sus palabras a continuación, por la forma elocuente y  expresiva en la que destacó los logros, y la personalidad del homenajeado.

Una vieja tradición académica ha hecho que las universidades concedan el Título de Doctor Honoris Causa a los miembros más valiosos de la sociedad en las cuales dichas instituciones se encuentran insertas, como un reconocimiento a las labores realizadas por ellos y a la ejemplaridad de la totalidad de sus vidas.

Los señores miembros del Consejo Directivo de la Universidad Manuela Beltrán, por acertada y unánimemente acatada sugerencia del honorable consejero doctor Gustavo Galvis Hernández, han considerado oportuno colocar tan honroso título en las manos de uno de los santandereanos más ilustres y más reconocidos nacional e internacionalmente, en los medios informáticos y de sistematización: el doctor Álvaro Navas Cadena.

Heredero del espíritu empresarial, de la acrisolada rectitud moral y de la recia condición de libre pensador del ilustre patricio e industrial piedecuestano don Rafael Navas Ortiz, y de su señora esposa Doña Carmen Cadena Prada de Navas, el ilustre recipiendario de hoy, don Álvaro Navas Cadena, acrisoló e incrementó las virtudes heredadas, adornándolas con los nuevos adelantos de las modernas tecnologías del mundo de hoy, para llegar a ser uno de los santandereanos que más se ha destacado por sus logros y realizaciones personales y empresariales, por el inmenso amor a las cosas de la cultura, del arte y de las ciencias, y por la generosidad y la abundancia de destacados servicios a su Departamento de Santander y a sus coterráneos.

Desde muy niño se distinguió por su solidaridad y por su preclara inteligencia y por esta razón, a los trece años de edad, el “Grupo Cultural La Academia”, al cual pertenecía, creado por aquella época en Bucaramanga, le puso el cariñoso calificativo de “Álvaro el Lógico”. Consecuente con esta capacidad lógica, se entiende mejor su clara inteligencia, su enorme capacidad de creatividad, la genialidad de sus aportes a la tecnología, y la enorme visión y la impecable ejecución de todos sus proyectos.

Hombre de realizaciones silenciosas, y enemigo de ostentaciones y de honores, en estos días postelectorales de dudas y de imprecisiones, no le quedó otra alternativa que aceptar la ironía de un país que tuvo que reconocer la enorme calidad de su trabajo, como rapidísimo, seguro y confiable procesador de los datos electorales, justamente cuando brilló por su ausencia y se añoró su presencia al servicio de la Registraduría Nacional y del país.

La vida suele ser irónica y acostumbra a indicarnos de las maneras más exóticas y curiosas cuál será el sino y el destino de nuestras existencias. Y Álvaro Navas Cadena no pudo sustraerse a esta universal tendencia existencial. Quién iba a pensar que un cupo asignado a su hermano mayor, el escritor, poeta y compositor Pablus Gallinazo, para estudiar computadores en la empresa multinacional IBM, para no pasar la pena de tener que declinarlo le pidió a Álvaro el favor de que lo reemplazará, y fue precisamente este hecho el que orientó su vida, su quehacer laboral y sus éxitos durante toda su existencia.

Lector infatigable y amante de los libros, su vida entera ha estado signada por factores afines a la bibliografía y a las bibliotecas. Tal vez, en cumplimiento de este gesto premonitorio, muy joven aún, como novel funcionario, emprendió la titánica tarea de sistematizar, con un programa de su autoría, la totalidad de la biblioteca de la Universidad Industrial de Santander. Y lo logró con pleno éxito.

Siendo joven, a los seis meses de su ingreso a la UIS, se destacó como profesor de la asignatura “Operaciones”, dictándola a la Primera Promoción de los Ingenieros de Sistemas de dicha Universidad.

Por esa época se desempeñó también con lujo de competencia como profesor de la Universidad que hoy lo condecora, en donde todavía se le recuerda por su claridad conceptual y por su destacada labor pedagógica y académica.

Sin duda alguna, su más reconocida creación ha sido la empresa “Sistemas y Computadores” que lleva 30 años de ininterrumpida creatividad y productividad, al servicio de empresas públicas y privadas del país, y algunas del exterior, llevándoles una filosofía y una praxis en la que se enfatiza el orden, la modernización y la sistematización en sumo grado. Esta empresa, según lo han reconocido propios y extraños, genera calidad moral y ética, apostándole a la gente y a la sociedad, sin haber tenido nunca  que caer en lo ilegal, lo criminal o lo delictivo.

“Sistemas y Computadores” nació con un solo empleado que, en su momento laboraba aproximadamente 20 horas diarias, y era precisamente su fundador. Hoy tiene una lujosa nómina de 1.200 empleados, capacitados al máximo por el propio Álvaro Navas y por las más destacadas instituciones académicas del mundo, contraviniendo el consejo que alguien le diera en alguna época: “No le enseñes a los demás lo que sabes, porque ellos te van a quitar el trabajo”. Según se calcula, unas 100.000 personas han trabajado y han recibido formación en “Sistemas y Computadores”, para la realización de trabajos temporales y electorales.

Según Álvaro Navas, “la sistematización es orden”, y fiel a este principio, su Empresa ha sistematizado la casi totalidad de las empresas de Bucaramanga y ha asesorado a unos 500 Ingenieros de Sistemas de diferentes empresas y entidades, en las nuevas tecnologías, para ponerlas al servicio de las empresas e instituciones para las cuales ellos trabajaban.

Aún se recuerda con especial afecto el “Programa Educativo Compu-niño”, diseñado y dirigido por nuestro recipiendario, en el que, como estímulo académico, la empresa Sistemas y Computadores, le dio a unos 5.000 niños de la ciudad, junto a la piscina del Hotel Chicamocha, principios básicos del manejo del computador y de la utilización de la informática, con 10 computadores marca Apple, y modelo 2C, los más sofisticados en tecnología en ese momento. El reto era sacar los niños de la piscina para atraerlos hacía las nuevas tecnologías informáticas, y a fe que lo lograron.

Otro de sus proyectos más querido y consentido por nuestro recipiendario es la “Editorial SIC”, con una tecnología también de su autoría, que permite editar en un solo tiraje desde un libro hasta cientos de miles, lo que ha permitido que publicaciones de corto número y textos dirigidos a públicos cerrados, como los alumnos de un curso de pre y postgrado, puedan ser editados. Además, gracias a su novedosa tecnología, fue posible lo que se ha llamado el “Libro Personalizado”, ya que cada ejemplar tiene impresa una dedicatoria particular para cada propietario y, además, todas las páginas del libro están marcadas con el nombre de quien será su natural poseedor. Estas novedades editoriales han hecho que, desde hace más de veinte años, Editorial SIC, se ha hecho merecedora todos los años al premio concedido por la agremiación de los editorialistas, por ser la empresa editorial colombiana que más autores, más títulos y más páginas ha publicado en cada año respectivo.

Bibliómano incorregible, la vida de Álvaro Navas Cadena ha estado plenamente dedicada a los libros y, tal vez, el trajinar de las páginas impresas permitió que, con el tiempo, se fuera cristalizando lo que muchos consideramos la más importante de sus realizaciones y el más genial de sus aportes a la tecnología: el llamado “Libro Total”. Este proyecto, que tuvo un inicio en sus manos pero que nunca tendrá un final, gracias a la genialidad de su diseño, ha tenido plena aceptación en todos los Continentes de nuestro planeta.

La idea del “Libro Total” nació de la necesidad de hacer algo superior y más dinámico que los libros digitales y los libros de papel, normales en los mercados bibliográficos.

Su más reciente creación, pero afortunadamente no la última, ha sido la llamada “Casa del Libro Total”, que es un proyecto con amplio sentido de Responsabilidad Social Empresarial en beneficio de los contribuyentes a las arcas del Estado, que, tradicionalmente, habían sido muy maltratados por el mismo Estado al cual colaboraban económicamente como contribuyentes, sometiéndolos a largas esperas en lentas y fatigosas colas, las más de la veces al sol y al agua.

Los procesos diseñados por Álvaro Navas han hecho posible acortar al máximo dichas esperas, que antes eran de 3 horas, y hoy las han reducido a un tiempo record de 4 minutos. Además, la “Casa del Libro Total” se ha convertido en un verdadero atractivo turístico nacional e internacional, mucho más visitado que nuestro reputado “Panachi”, al punto de que, en el año 2009, esta Casa fue visitada por más de 1.200.000 personas, las cuales se beneficiaron de atención gratuita en la cafetería, exposiciones, conciertos, conferencias, obsequios de litografías de nuestros grandes artistas y de la posibilidad de consultar numerosas colecciones bibliográficas.

Este proyecto de la “Casa del Libro Total” ya se ha exportado a varias ciudades de Colombia y América Latina, y se está en conversaciones para ser implantada en ciudades de otros continentes.

La enorme creatividad de Álvaro Navas no tiene descanso ni límite y por eso hoy trabaja en un proyecto de sistematización con el cual aspira a coordinar todas las ONGs y todas las Fundaciones Sin Ánimo de Lucro creadas con la recta intención de servir a Colombia. Como lo ha dicho alguien: “Es una Fundación para las Fundaciones de índole cultural y social para el país”.

La sencillez de Álvaro Navas es tal que, según me refirió alguien que presenció los hechos, en un evento internacional realizado en Río de Janeiro, aplaudió frenéticamente cuando un conferencista se refirió a una empresa latinoamericana, modelo internacional, fundada por un hombre genial, al igual que lo hicieron las más de 3000 personas de todo el mundo asistente a dicho evento. Luego sus aplausos se convirtieron en sonrojo cuando el conferencista dijo: “Me refiero al doctor Álvaro Navas Cadena, aquí presente, y a su empresa Sistemas y Computadores”.

Siempre ha reconocido que de su señora madre, doña Carmen Cadena de Navas, heredó la laboriosidad, de su señor padre, don Rafael Navas Ortíz, heredó la indeclinable rectitud, de su señora abuela, doña Cenobia Prada v. de Cadena, heredó la generosidad y el inmenso amor por su familia, de su hermano Rafael heredó el amor a los valores estéticos, al buen vestir y al bien hablar, al arte, la poesía y la literatura y la admiración por el continente europeo; de su hermano Pablus heredó la creatividad y la rebeldía, y de todos sus demás hermanos la dignidad, el decoro, el humanismo y el respeto por nuestro idioma y por nuestras gentes. Adicionalmente siempre ha reconocido como un generoso regalo de Dios el indeclinable apoyo y el desbordante afecto de su esposa Mirta Corona Slevy y de sus hijos Mirta Cenobia, Tomás, Alejandro, Daniel e Isabelita.

Álvaro: este es un sencillo y merecido reconocimiento a la superior calidad de su persona y de su obra, que sabemos sabrá recibir con el inmenso sentimiento de admiración, de respeto, de agradecimiento y de afecto con que la Universidad Manuela Beltrán lo pone en sus manos.

Este gesto de reconocimiento también nos honra a nosotros, por haber tenido el honor de que hubiera sido nuestro profesor de Sistemas y Computación, por haber sido siempre un generoso benefactor de nuestra Institución y, especialmente, porque sabemos que, con toda certeza, será siempre nuestro indeclinable ejemplo y nuestro más entrañable amigo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad